Zafriña y siembra directa

La expansión de la soja zafriña está relacionada a su impacto sobre la calidad de manejo del Sistema de la Siembra Directa (SSD). El éxito del SSD depende de algunos requisitos básicos, como la ausencia de labranza del suelo, la diversificación de los cultivos en cada propiedad y el mantenimiento de la cobertura del suelo. Paraguay fue un líder mundial en la adopción del SSD, gracias a los esfuerzos combinados de destacados profesionales. Los datos locales y de Brasil señalan que, bajo las condiciones climáticas del país, es necesario producir y devolver al suelo entre 8 y 10 toneladas de materia seca de residuos por año para mantener o aumentar el nivel de la materia orgánica. Lamentablemente, la sucesión soja/soja zafriña disminuye ese valor significativamente, aportando en general menos de 5 a 6 toneladas de paja con alto contenido de nitrógeno, que acelera el proceso de descomposición de la materia orgánica en el suelo.

Una baja cobertura del suelo no solo puede exponer a los suelos a la erosión (especialmente en condiciones de tormentas, como está siendo observado este año), sino también a aumentar las pérdidas de humedad del suelo por evaporación… y además, promover la infestación por malezas. Esta lamentable situación no solo hace perder los logros alcanzados durante los últimos 25 años… sino que también ignora el principio básico del SSD, que es la rotación de cultivos (especialmente entre leguminosas y gramíneas).  Es importante recalcar que la baja diversificación de los cultivos no solo afecta la producción a largo plazo, sino que también disminuye la diversidad biológica del suelo y el aprovechamiento y reciclaje de los nutrientes… reduciendo en el proceso la eficiencia de los fertilizantes.

En otras palabras, el cultivo de soja zafriña – especialmente después del cultivo de soja zafra – va a aumentar el uso de agroquímicos y fertilizantes en todo el sistema de producción, con consecuencias negativas en el aumento del costo de producción y en impactos ambientales. 

Es muy posible que con un alto régimen de lluvias durante el invierno por ejemplo, no permita ver las consecuencias de la expansión de soja zafriña sobre el cultivo de soja zafra. Sin embargo, en un año normal o seco, las consecuencias de la degradación del suelo y la caída de la materia orgánica causadas por esta práctica se manifestarán agravando los estreses ambientales (como la sequía) y los efectos de las enfermedades y las plagas. 

Es importante que el productor tenga concienciasobre los riesgos potenciales de esta práctica a largo plazo. Sabemos que el factor más limitante en la producción de soja zafriña es el aumento del inóculo de las enfermedades (especialmente de la roya asiática) y de los insectos y que son de difícil control. Si los productores paraguayos quieren seguir produciendo con beneficio económico y contribuyendo al desarrollo nacional y a la seguridad alimentaria mundial, deben reconsiderar la diversificación de los cultivos… que es crucial para obtener la sustentabilidad de los sistemas de producción. Esto se puede lograr usando sobre todo el sentido común y las buenas prácticas agrícolas.