YERBA MATE ASOCIADO A ESPECIES ARBOREAS NATIVAS

Ing. Agr. Víctor Masloff, Consultor Especializado en Yerba Mate

Las malezas en los yerbales

Las malezas en los yerbales son indicadoras de alguna situación del suelo (compactación, falta o exceso de algún mineral o nutriente) en los yerbales bajo monte, con el clareo de los árboles y la entrada de luz hasta la superficie, hace que germinen algunas semillas de malezas y plantas colonizadoras, que están en el banco de semillas del suelo. Sin embargo la cantidad es ínfima, por ende reducido es el daño económico que puede causar al cultivo de la yerba mate bajo monte.

Otro beneficio que hemos visto es la baja incidencia de las plagas específicas de la yerba mate, en un ambiente diverso como lo es un yerbal instalado bajo monte, si lo comparamos con un yerbal puro instalado a pleno sol. La yerba mate cultivada a media sombra de los árboles, tiene una incidencia de hasta un 50% menor de psilido y un 70% menor del complejo de ácaros. Si los comparamos a los yerbales puros a pleno sol. El cambio climático nos trae temperaturas cada vez más altas que ni las plagas están tolerando, es así que cada vez más vemos iniciar un ataque de ácaros y psilidos en las plantas que están sombreadas. Es un fenómeno que se está viendo en los últimos 5 años, en los que las temperaturas más altas fueron de más de 40 grados centígrados. Estas observaciones nos hacen reescribir las orientaciones de los libros de yerba mate (los ácaros aparecen con el calor y dañan en el periodo estival).

Calidad

Con respecto a la calidad de las hojas de yerba mate cultivadas bajo la sombra de los árboles nativos, hemos leído varios artículos científicos, que afirman que los contenidos en substancias amargas son menores, poseen más saponinas, más minerales y vitaminas, el sabor de la yerba mate elaborada es más suave y dulzón. En definitiva coinciden que la cualidades organolépticas son mejores que las plantas de yerba mate que están sufriendo a pleno sol.

Con el tiempo hemos aprendido bastante, sabemos cuándo la planta de yerba mate se siente bien en la compañía de otros árboles y cuando le desagrada alguna especie en particular, cuando le falta luz para crecer con normalidad. Hoy con los efectos de las altas temperaturas y del déficit hídrico, nos damos cuenta que la yerba mate sombreada por los árboles del monte casi no sienten el estrés que sufren las que están a pleno sol. La planta de yerba mate era un árbol de nuestros bosques, cultivarla en los remanentes de monte de las propiedades rurales ha resultado muy beneficioso para el productor yerbatero paraguayo y para la propia planta.

El cultivo de yerba mate bajo monte iniciado por nosotros y practicado por los productores en todo el País, es el resultado del desarrollo y la investigación a campo. Como resultado de este trabajo, podemos recomendar todo el proceso desde el cultivo hasta la cosecha. Todo remanente de monte que el productor posea en su finca se puede enriquecer con el cultivo de la yerba mate, para ello se recomienda seguir los siguientes pasos:

  • Estar convencido que la yerba mate era original de nuestros bosques, que hasta hoy el mejor sistema de plantación es dentro del remanente del monte que está en desuso, enriqueciéndolo con un cultivo industrial de alto valor económico, que va a complementar la renta familiar por muchos años.
  • El lugar ideal es el que tiene como vegetación nativa amambay y tacuapi que son indicadoras de suelos ácidos, siendo la yerba mate una planta acidofila, con buena tolerancia a suelos con elevado contenido de aluminio o ybypere. El rango de pH óptimo para el cultivo de la yerba mate va de 4,5 a 5,5 de potencial hidrogeno. Los suelos deben ser altos, con buena infiltración del agua en el perfil, pues en suelos bajos o encharcados la plantita de yerba no sobrevive.
  • El marco de plantación será el de alta densidad, que puede ser 2m x 1,25m o 2,5m x 1m. Aquí entran 4.000 plantas de yerba mate por hectárea. A partir de ahí el productor puede optar por las distancias entre liños y plantas que le parecen mejor. Siempre tener en cuenta que los árboles nativos del monte ya están. La plantación de la yerba será introducida al monte con un adecuado diseño de plantación.
  • Los caminos serán trazados a cada 45 o 60m cortando o atravesando a los liños de la yerba mate, tener en cuenta que el diseño adecuado de las parcelas de yerba mate se complementa a los caminos internos del yerbal. Cuantos menos caminos es mejor.
  • Este sistema de cultivar la yerba mate bajo monte, nos va a obligar siempre a realizar todas las tareas a mano. Es así que tenemos que planificar bien, los liños y con los caminos perpendiculares, para extraer la cosecha de la yerba mate del monte. Los liños deben tener entre 45m a 60m de largo, con caminos en los extremos. Así se podrá cosechar la yerba y extraer la hoja verde con facilidad y sin recorrer mucha distancia con la carga hasta llegar al camino donde se realiza el requiebre, cargado de las ponchadas y luego el traslado del raído del yerbal al secadero o barbacuá.
  • Con todos estos factores planificados, se procede a carpir el sotobosque, esta carpida puede ser del monte como un todo o solamente los liños donde se van a plantar la yerba mate, esto depende del productor. En esta tarea debemos prestar atención a los árboles y en la regeneración natural de especies forestales nobles, que estaremos dejando en pie sin cortarlas. La cantidad de árboles nativos ideal por hectárea es de 60 a 120 ejemplares adultos. Pero seguramente encontraremos más ejemplares que más adelante tendremos que ir seleccionando los que son buenos compañeros para la yerba mate van a quedar en pie y a los que la yerba mate no tolera se van a eliminar. Es así que al segundo o tercer año debemos proceder a ralear las especies no compatibles con la yerba mate. Estas son las que tienen copa baja, las que tienen efectos alelopáticos para la yerba mate o son hospederos para algunas plagas de la yerba mate como el taladro. Estas especies son el aguaí, laurel hu, entre otros.
  • Una vez limpio el monte, sea totalmente o solo los liños, se procede a realizar los pozos y cultivar las plantitas de la yerba mate. La mejor época en tiempo lluvioso es junio – julio. Sin embardo en estos últimos años secos encontramos mejor cultivar más temprano, en los meses de marzo – abril – mayo, siempre coincidiendo con alguna lluvia. Siguiendo estas recomendaciones podemos asegurar un alto porcentaje de prendimiento cerca del 90%. Se puede cultivar fuera del periodo marcado, pero no se garantizan buenos resultados y posiblemente se tengan que regar las plantitas de yerba, tarea muy trabajosa por cierto.
  • Durante toda la primavera y verano siguiente a la plantación, no se debe realizar tareas de limpieza o replantes de fallas. Lo mejor es esperar que las plantitas de yerba mate pasen ese periodo crítico para su supervivencia sin ninguna intervención del hombre. Para que cuando llegue el otoño e invierno, podamos proceder a realizar las primeras limpiezas y replantes de las fallas, que según nuestras experiencias rondarían los 10% aproximadamente de pérdidas o mortandad, en el primer año que es el crítico.
  • Con el sistema de cultivo en alta densidad dentro del monte, la planta se conducirá con podas bajas, que pueden realizarse desde el primer año, o incluso antes, con las plantitas en las macetas. El objetivo es romper la dominancia apical, que en un cultivo de yerba mate en un ambiente sombreado en más marcada esta dominancia apical. Pues las plantitas crecen altas y delgadas, cuasi estioladas, buscando la luz solar. En el caso del cultivo se corta entre 10cm a 20cm dejando los laterales que hubieren. Cuando voy a cortar en la maceta antes de plantar, 10cm desde el cuello hacia arriba es ideal. Eliminando el ápice, dejando 4 a 6 hojas basales.
  • La primera poda de la plantita es fundamental ya que rompe la dominancia apical y obliga a la plantita de yerba mate a emitir chupones y ramas laterales. Con esto las plantitas no serán altas, con cada cosecha posterior se mantendrá la altura de la yerba mate que 25 a 50cm y no alcanzara 1m de tronco. Esta planta de yerba desarrollará muchos chupones que serán la base de la productividad del yerbal. Al tener alta densidad, con plantas pequeñas en altura, la productividad esperada está en el conjunto de la población y no como antes en el individuo.
  • Al segundo o tercer año de la plantación, se observa la planta de yerba, si desarrollan hojas más grandes de lo normal, es porque tienen exceso de sombra. Aquí se puede optar por ralear especies como laurel hu, aguaí y otros árboles de copa baja. Si la cantidad está entre los 60 y 120 árboles maduros de copa alta, se tiene un bosque según la ley de bosques. El Infona admite como enriquecimiento y bosque manejado. La poda de las ramas laterales de baja altura, es un manejo recomendado, esto permite a los rayos solares alcanzar al cultivo de yerba mate y volverlo productivo.
  • En este ambiente la yerba mate es muy productiva, no es afectada por los efectos del cambio climático (sequía y calor), tampoco la incidencia de las plagas causa daños económicos. La yerba mate agradece, con una hoja verde más suave (menos amarga), con más y mejores propiedades nutricionales y mayor productividad por hectárea.