Principales enfermedades en el Cultivo de Trigo

Entre las principales enfermedades que pueden aparecer y causar daños en el cultivo de trigo,  se destacan las manchas foliares, las enfermedades de espigas y transmitidas por virus, expresó la Ing. Agr. María José Vargas (Técnica del Dpto. de Fitopatología – INBIO) en el webinar “Manejo del cultivo de Trigo” realizado por el IPTA Capitán Miranda.

En cuanto a las manchas foliares, se enfocó en la Mancha Amarilla, Mancha Marrón o Helminthosporiosis, Oidio y una de las enfermedades más importantes que es la Roya de la Hoja. Referente a las enfermedades de espigas enfatizó sobre la Fusariosis.

Durante su presentación habló de los síntomas de cada una de las enfermedades, las respectivas condiciones predisponentes para que las mismas infecten al cultivo, y las opciones de control de cada patógeno.

Otro punto abordado por la ingeniera fue el control cultural del cultivo, donde hizo énfasis en la época de siembra, densidad de siembra y la rotación de cultivos. “A través de la rotación de cultivos se eliminan las fuentes de inóculos de las principales enfermedades que son las manchas”, aclaró.

Se refirió también al control químico, y las opciones de fungicidas para el control de enfermedades foliares y de la espiga, los momentos  adecuados para las aplicaciones  y su importancia presentando datos de ensayos realizados por la Ing. Agr. Ruth Scholz.

En otro momento del webinar, Vargas explicó sobre las características de todas las variedades nacionales, en cuanto a su comportamiento a enfermedades del cultivo de trigo.

Las principales recomendaciones que dejó a los participantes fueron:

– Respetar las fechas de siembras, porque las siembras que se realizan en forma muy temprana sufren mayor infección de manchas foliares y de piricularia, mientras que siembras muy tardías son más afectadas por roya.

– Realizar monitoreos constantes del cultivo para observar  la presencia o no de enfermedades y así poder realizar las aplicaciones correspondientes en el momento oportuno.

– Optar por variedades que sean moderadamente resistentes o resistentes a las enfermedades del cultivo.

– Realizar la rotación de cultivos.