¿Prefieres tener estrategia, o no tenerla?






Hernan Rocha
Consultor de empresas,
facilitador, entrenador, coach
LinkedIn: Hernán R. Rocha
Facebook: Hernan R. Rocha –
Soluciones organizacionales
(595) 983 333 929

Existen muchas empresas que operan sin estrategia. Tienen intuición, suerte, pierden oportunidades y pagan costos innecesarios, probablemente. ¡Quien no quiere una estrategia, es claramente libre de no hacerla!

Horas estratégicas por las que estamos pasando en este primer semestre de 2020, ¿no requerirían acaso de estrategia?

Quienes quieran hacer estrategia, es primordial comprender y aceptar que estrategia es un COMBO de comportamientos y metodologías, no es algo que tiene principio y fin en sí mismo. Veamos:

1| Hacer estrategia requiere dejar de lado algunos preconceptos.

  1. Los planes se desactualizan. Es parcialmente cierto:  la visión, la dirección hacia la que queremos ir, es difícil que se desactualice en el corto plazo.
  2. Planificar es de laboratorio, y los negocios se ganan en la cancha. Es correcto, pero planificar no es tarea diaria y, además, reduce la aleatoriedad, al ayudarnos a elegir las mejores “canchas” en las cuales salir a ganar.
  3. Planificamos y luego nadie hace nada. Sucede, y mucho: es un problema de ejecución, no de planificación.

“Nunca, ninguna batalla fue ganada de acuerdo al plan, pero nunca, ninguna batalla fue ganada sin uno… Los planes son inútiles, pero la planificación es indispensable” – Dwight D. Einsenhower (Comandante en jefe de las fuerzas aliadas – II Guerra Mundial)

2| Hacer estrategia requiere estar dispuesto a que la estrategia no sea una actividad anual, y sí un contínuo de pensar, planificar y ejecutar.

  1. Pensamiento estratégico: entender el contexto, industria, tendencias, hacerse preguntas difíciles (¿qué pasaría si…?), desafiar el status quo, analizar paradigmas, identificar restricciones y problemas complejos.
  2. Planificación estratégica: crear alternativas estratégicas y lograr entendimientos y alineación sobre qué hacer, qué no, quien, cuando, cómo.
  3. Ejecución estratégica: ejecutar lo decidido, aprender de la experiencia, y retroalimentar el proceso contínuo.

3| Hacer estrategia requiere comprender y aceptar que ella se sostiene en varias herramientas (comportamientos y técnicas) sin los cuales no podría existir, más allá del “foco en el cliente” desde donde nace.

  • LIDERAZGO: no hay estrategia sin un liderazgo visionario, uno que entusiasme al equipo a buscar esa visión, uno que promueva los comportamientos y técnicas listados a continuación. Escribir un plan el fin de semana, y enviarlo por email, ¡no es suficiente!

“Un líder es alguien a quien sigues a un lugar al que no irías por ti mismo” – Joel A. Barker (Futurista de tecnología y negocios).

  • COLABORACIÓN: no me refiero a la ‘cooperación’ de “te ayudo/me ayudas”. Colaboración es el compartir conocimientos, ideas y opiniones, para crear algo que no se hubiera podido crear sin el pensamiento conjunto y esfuerzo colectivo de un equipo. ¡Temas complejos-difíciles, por lo tanto, generalmente estratégicos, se resuelven mayormente con colaboración!

“Ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros.” – Ken Blanchard (Escritor contemporáneo).

  • ANÁLISIS DE PROBLEMAS COMPLEJOS: problemas a nivel de negocios y organizaciones (muchas veces estratégicos), sobre los que suelen haber distintas perspectivas, suelen no tener una causa directa, como puede ser el caso de un problema de mal funcionamiento de una máquina.

En una situación de tensión entre el equipo comercial y el de créditos de una empresa, el comercial es probable que sostenga que la causa son los propios controles de crédito, los cuales se interponen con las ventas y la atención que quieren dar a los clientes; por su parte, los responsables de créditos quizás piensen que su causa es la actitud comercial de buscar escabullirse de los controles de crédito, necesarios para mitigar riesgos.  ¿Cuál es la causa? Despejar este problema, sana y razonablemente, requiere de un análisis amplio y creatividad colectiva.

“Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio” – Albert Einstein

  • CREATIVIDAD: la estrategia tendrá hambre de procesos creativos, que lleven a negocios, productos, servicios, procesos… nuevos o diferentes. Barbijos transparentes para facilitar la vida de quienes leen los labios, resultaron de algún proceso creativo.

“Si le hubiese preguntado a mis compradores lo que ellos querían, me hubieran respondido que querían un caballo más rápido” – Henry Ford (Fundador de Ford)

  • INNOVACIÓN: ¡creatividad sola no alcanza! Sin organización (proyectos, etc.), las implementaciones suelen competir con el día a día de los responsables y del negocio, y sufren postergaciones. Es una realidad bastante extendida, ¡probablemente ya lo viste!

“Steve Jobs nunca escucha la palabra ‘No’ y es sordo a: ‘no podemos’, o ‘no debes’.” – Jay Elliot (ex vicepresidente de Apple)

  • GESTIÓN DEL CAMBIO: innovaciones, sin una gestión del cambio, tienen más probabilidad de fracasar. Un colega, días atrás, me contó esta historia que vivió en primera persona, en Chile:

“En el Valle del Aconcagua, hay un pequeño pueblo llamada Putaendo, es una zona agrícola y se dedican principalmente a sembrar porotos. Tuve la oportunidad de darles una charla sobre comercialización y otras personas sobre rotación de cultivos… al terminar quisimos saber qué era lo que rescataron, y respondieron ‘entendimos claramente que el precio del poroto todos los años baja y que el rendimiento de la tierra disminuye, que hay que sembrar otras cosas para mejorar la situación’… Pasados unos años los visitamos para ver el avance, y seguían sembrando porotos; ante nuestra curiosidad, nos respondieron ‘Sembrar porotos es lo mejor que sabemos hacer’“.

“No hay nada más difícil de tomar entre las manos, más peligroso para conducir, o más incierto en su éxito, que tomar la iniciativa en la introducción de un nuevo orden en las cosas” – Maquiavelo

Además, a la hora de la estrategia, hay tres habilidades claves para ser inteligentemente estratégicos:

. Pensamiento crítico, no ser extremadamente escépticos, pero tampoco conformistas.

. Adaptabilidad, dejando de lado viejas prácticas-estilos-ideas.

. Flexibilidad cognitiva, lo opuesto a “rigidez cognitiva”, o “cerrarse” en algo.

Si estás dispuesto a dejar de lado esos preconceptos, a trabajar la estrategia como un contínuo y no como una actividad anual, y a incorporar técnicas y comportamientos primordiales para el sostenimiento de una estrategia, ¡entonces te animo que a que la hagas!

¿Cuál es la estrategia de tu empresa para enfrentar estos tiempos embrolladamente complejos por los que estamos pasando?