PANORAMA DE LA YERBA MATE EN EL PARAGUAY

Ing. Agr. Víctor Masloff Consultor especializado en Yerba Mate

El barbacuacero. El productor yerbatero es una persona noble como la planta de yerba mate, que con sacrificio, empeño, perseverancia instaló un cultivo difícil y demorado. Solo en su chacra, con la esperanza puesta en la yerba mate. Con el tiempo fue cultivando y cosechando su producción de hoja verde, soñando que era posible procesar él mismo su yerba mate. Así construyó con sus manos su primera fábrica de yerba, un pequeño barbacuá que le permitió lograr su independencia económica. El mismo podría procesar su propia yerba mate y realizar el servicio de secado de la hoja verde de los vecinos. El productor yerbatero se transformó en un industrial, en un empresario que podía elaborar su propia yerba y vender a un mejor precio. La hoja vendía a 1.200 gs/kg, la yerba canchada puede vender a 6.500 gs/kg y si puede guardar la yerba mate en un noque, puede a los 12 a 24 meses moler la canchada estacionada, envasarla y venderla a 12.000 gs/kg. Así fue que el pequeño productor yerbatero, en su chacra se volvió barbacuacero y luego industrial.

Sucesión familiar. En los secaderos del tipo familiar, los secadores se iniciaron hace 20, 30 y más años, el negocio de secar la yerba mate en la región está en la segunda o tercera generación de la familia. Con el correr de los años los secaderos, los negocios en torno a la empresa familiar han crecido y diversificado. Es por ello que preparar a la siguiente generación que venga a hacerse cargo del negocio familiar se vuelve imprescindible para la continuidad en el tiempo. He visto dueños de secaderos que no ceden naturalmente espacio a los hijos, he visto empresas familiares en torno a los secaderos e industrias de yerba mate que han crecido mucho, que se han convertido en unidades de negocio, y son manejadas por empleados. Existen empresas yerbateras que han establecido una sucesión familiar exitosa.

El dueño del secadero, el motor de desarrollo de su lugar. El productor yerbatero es una persona noble, que sabe esperar a que su trabajo dé sus frutos en el tiempo. Es así que el yerbatero que instaló un secadero en una región, lo hizo con el fin de secar su propia yerba y procesar la yerba mate cultivada por sus vecinos. Así se inició, en un pequeño barbacuá, procesando la yerba mate que podía vender. Con grandes expectativas de crecer y enfrentando grandes riesgos e incertidumbres. Con el tiempo fue creciendo e invirtiendo en el negocio de la yerba mate. Sin un secadero de yerba mate, próxima a la chacra, al productor le resulta muy difícil cultivar, así la diversificación y el negocio se vuelve inviable.

Un secadero próximo al yerbal. La producción de hoja verde de yerba mate, requiere de la instalación de un secadero no más distante que 50 km. Es una regla no escrita, que está dada por la altísima perecibilidad de la hoja verde cosechada y el alto contenido de agua contenida en ella, que puede ser del 60 al 70% de agua. Pues el quiebre o rendimiento industrial, una vez seco 100 kilos de hoja verde rinde entre 30 y 40 kilos de mborovire o yerba mate canchada.

Un secadero especial. En la producción de la hoja verde de la yerba mate, existen varios caminos, la producción convencional que es la más común y difundida. La producción orgánica certificada, la producción agroecológica, la producción biodinámica. La mayoría de los secaderos de yerba mate, seca la producción convencional. Los otros tipos de producción tienen que ser secados aparte. Por ejemplo la yerba mate orgánica no se puede mezclar con la convencional, se puede usar el mismo secadero, pero se tiene que secar primero la orgánica y luego la convencional, así se evita el riesgo de contaminación y pérdida de la certificación.

El uru, el oficio de secar la yerba mate. El trabajo de cocinar la yerba, en los antiguos barbacuás, está cambiando, esta persona llena de experiencia y conocimientos empíricos, es el primer funcionario a ser contratado por los dueños de secadero antes de iniciar la zafra. Son personas que saben cómo está secando la yerba por su olor, crocancia, de solo mirar se dan cuenta cómo va todo el proceso. Nunca estudió, sus conocimientos fueron heredados por sus padres y perfeccionados con el tiempo. Los cambios en los secaderos les afecta, pues aparecen nuevas tecnologías y conceptos tan rápidamente que los toma por sorpresa. Es urgente profesionalizar al uru, en los nuevos conceptos y tecnologías que llegan con la transformación de los antiguos barbacuás a los nuevos sistemas de secado de la yerba mate.

La energía para secar la yerba. La leña es la fuente principal de la energía para secar la yerba mate, aquí el panorama fue cambiando con la prohibición de deforestar y el uso de la leña proveniente de los bosques y árboles nativos. Viene tomando importancia y cambiando el rumbo en la obtención y producción de la biomasa para su uso como fuente energética. Aquí el cultivo de bosques de eucaliptus y otras especies de árboles de rápido crecimiento y alto poder calorífico se viene realizando en forma gradual. Si queremos secar un kilo de mborovire de yerba mate necesitamos aproximadamente un kilo de leña. Aquí el cultivo de bosques con fines energéticos se vuelve fundamental. A pesar del problema del humo que contamina la yerba mate, hoy día, no existe otra fuente de energía barata sin humo, que pueda ser utilizada. Es por ello que la tendencia va a seguir siendo la leña proveniente de la reforestación y el calor indirecto para secar la yerba mate.

La tecnología de secado está cambiando. Cuando los abuelos comenzaron a secar yerba mate, lo hicieron en estructuras y condiciones muy diferentes a las actuales, el barbacuá procesaba la yerba mate propia y la de algunos vecinos, sea para el uso familiar y el excedente para venderlo en el pueblo, el sabor de esa yerba era fuerte, encorpada y muy aromática. El antiguo barbacuá dio lugar a otro tipo de secadero, el tipo cinta que es más moderno y de procesamiento continuo, que en 4 horas entregaba a la canchadora, una yerba mate de sabor más suave. Actualmente la tendencia es la eficiencia en el secado, aquí las metalúrgicas que fabrican los secaderos están apostando sus fichas al secadero tipo tubo o tambor, que seca la yerba mate en 10 a 20 minutos, con un sabor más suave y menos humo.

La yerba mate tradicional paraguaya está muriendo. El barbacuá tradicional está en vías de desaparecer, así como el sabor de la yerba mate tradicional que hoy consumimos. Debido a las limitaciones que un secadero estático presenta, baja capacidad de producción, proceso muy demorado llegando a 24 horas de tiempo desde que entra la hoja a ser sapecada, se carga al canasto y se seca lentamente. Así fue en Argentina en los que los barbacuás prácticamente desaparecieron, nosotros seguimos el mismo proceso, acelerado de matar a nuestros barbacuás, forzados por la reciente comercialización de nuestra yerba mate canchada a dicho país. En un futuro muy próximo el sabor de nuestra yerba mate paraguaya no va a ser diferente a la Argentina.

Exportar yerba mate canchada, será que es un buen negocio? El país siempre exportó yerba mate elaborada, el 2% de la producción nacional las empresas yerbateras exportan a 23 destinos en el mundo, el 98% de la producción era destinado al consumo interno. Desde el año 2.019 hubo un cambio, se inició la exportación de la yerba mate canchada, así fresca como salían de los secaderos a la Argentina. En 2.020, de 45 millones de yerba mate canchada producidos en el país, 2 a 3 millones serán destinadas a exportar nuestra yerba elaborada y 17 millones de yerba mate canchada fresca se exportaron al vecino país. Quedando en los depósitos de las industrias 26 millones de la yerba mate canchada para nuestro consumo en el país. Así como vamos, nos va a faltar yerba mate a los paraguayos.

Queremos exportar, nos olvidamos de producir. La producción de la yerba mate en el campo se realiza en 21.000 hectáreas, por 50.000 familias paraguayas, 68 secaderos instalados en las zonas de producción de yerba mate, secan 45 millones de yerba mate canchada o mborovire, que entregan materia prima a unas 20 industrias que elaboran yerba mate en el país. Si bien en los últimos 20 años con ciencia y tecnología aumentamos la productividad de los yerbales llegando a triplicar la producción de la hoja verde por hectárea. Hoy no tenemos producción de hoja verde de yerba mate suficiente para atender la creciente demanda del mercado nacional, las exportaciones de materia prima a la Argentina y de productos elaborados a los demás países en el mundo. La salida es recuperar los yerbales existentes, aumentar la productividad de los yerbales existentes y para el futuro aumentar las áreas de cultivo de yerba mate.

Estrategia para no regalar la materia prima. La reciente exportación de yerba mate canchada fresca a la Argentina ha revolucionado el mundo yerbatero paraguayo, todos quieren lograr la hazaña histórica de vender yerba mate al mayor productor mundial. El vecino país está atravesando una crisis de productividad de la yerba mate debido a plagas y enfermedades que no pueden controlar y un fuerte desestímulo para producir la hoja verde. Nuestros productores a puro pulmón se han vuelto competitivos y muy productivos. Históricamente nunca fue fácil vender afuera nuestra yerba mate elaborada. Hoy estamos alimentando con nuestra yerba mate canchada a las grandes marcas argentinas que al estar desabastecidas de materia prima han venido a comprar la nuestra.

Acuerdo nacional en el sector yerbatero paraguayo. Considero que hoy día, existe una fuerte competencia interna por contar con la hoja verde para alimentar la fuerte inversión que está ocurriendo en el sector de los secaderos, cada vez más mecanizados y tecnológicos. Todos buscando producir con mayor eficiencia y sin tanto humo. Para atender las exigencias del mercado externo. Aquí la cadena de valor de la yerba mate, entra en conflicto. Sector privado/sector público, productor hojero/secadero, exportar materia prima/abastecer el mercado interno, secaderos tradicionales/secaderos más modernos y eficientes, sabor de yerba tradicional paraguaya/sabor suave de la yerba mate argentina.

En el horizonte se avizoran conflictos, por ello considero vital, juntar a las partes de la cadena de valor, para un diálogo nacional sobre el futuro de la yerba mate en el Paraguay.