Micotoxinas, una amenaza para la cadena de proteína animal

Los cambios climáticos determinan la ocurrencia de micotoxinas en todo el mundo, apunta la Encuesta Mundial de Micotoxinas. Se realizó una Encuesta Mundial de Micotoxinas y sus resultados son preocupantes porque las micotoxinas  son una amenaza para la cadena de proteína animal.

Las micotoxinas afectan negativamente la salud, el desempeño, el bienestar y la productividad de aves, cerdos, especies acuícolas y rumiantes. Es fundamental identificar los principales problemas y saber cómo evitarlos en la producción animal. En 2020, las micotoxinas más prevalentes fueron las del género Fusarium, principalmente las fumonisinas, deoxinivalenol y zearalenona.

Los cambios climáticos constituyen un factor fundamental para entender el perfil de contaminación de las sustancias tóxicas producidas por hongos en todo el mundo; destacó Alexandro Marchioro, especialista en micotoxinas de BIOMIN.

“Un ejemplo que se observó a finales del año pasado fue el episodio del fenómeno La Niña en Sudamérica. Esta variable climática ha contribuido al retraso de la siembra de soja y ha afectado el desarrollo de otros cultivos. El estrés hídrico provocado por el fenómeno hace que la planta se vuelva más susceptible a la contaminación fúngica y, por consiguiente, a la presencia de micotoxinas”, manifestó Marchioro.

“Las micotoxinas emergentes han ganado fuerza en 2020. Varios estudios han sido realizados para examinar su acción sinérgica e individual, principalmente en la producción de aves y cerdos. Nuestro objetivo es informar acerca del crecimiento de la presencia de micotoxinas emergentes, las cuales pueden ser responsables de importantes desafíos en el campo”, dijo el especialista de BIOMIN.