La necesidad de preservar las tecnologías

Los agricultores no pueden depender sólo de las semillas para la eliminación de las plagas. La implementación de una “estrategia de refugio” (creación de refugios de cultivos que no sintetizan proteínas Bt) promueve la sobrevivencia de insectos susceptibles y ayuda a retrasar la evolución de la resistencia de las plagas a los cultivos Bt. Mientras que esta técnica ha sido exitosa en EE. UU. (donde se exige a los agricultores que tengan cultivos de refugio), no suministrar refugios apropiados parece haber acelerado la resistencia de la lagarta rosada en la India.

En donde se ha plantado maíz Bt continuamente y sin rotación con otros cultivos, el gusano de la raíz del maíz ha adquirido resistencia al Bt. Estos ejemplos enfatizan la necesidad de implementar la rotación y diversidad de los cultivos para reducir la evolución de resistencia en los insectos.

Los agricultores enfrentan problemas de complejidad similar en el control de malezas. El algodón, el maíz, la soja y la remolacha han sido genéticamente ingenierizados para la resistencia a un herbicida (glifosato). La adopción de tales cultivos tolerantes a herbicidas (HT) ha permitido que los agricultores sustituyeran los herbicidas más tóxicos y persistentes por el glifosato y ha reducido la necesidad de arar, la erosión del suelo, la pérdida de agua y la emisión de gases de efecto invernadero, mejorando la salud del suelo (porque mantiene más carbono y nutrientes). En 2005, la disminución de la labranza que acompañó la siembra de soja HT fue equivalente a retirar de las calles 4 millones de automóviles durante un año.

Una desventaja para la popularidad de esta técnica (entre 80% y 90% de los cultivos de algodón, maíz, soja y remolacha de los agricultores en EE UU son HT) es que ha causado

dependencia de un solo herbicida. Esto resultó en la evolución de 24 especies de malezas resistentes al glifosato desde 1996. Los cultivos HT desarrollados a partir del cruzamiento

convencional han sufrido la misma suerte, como lo harán los cultivos desarrollados a través de la edición genómica a menos que los agricultores acompañen las semillas HT con estrategias integradas de manejo de malezas.