Incertidumbres y riesgos destacan las perspectivas agroclimáticas para Paraguay

El escenario climático 2021/2022 prevé una marcha leve a moderadamente bajo a lo normal en sus valores totales, pero afectada por importantes irregularidades, según señaló el Ing. Agr. Eduardo M. Sierra; Especialista en Agroclimatología de Capeco en el webinar realizado el 14 de setiembre.

Sierra se refirió a aspectos que van dejando este invierno que va culminando para dar paso a la primavera, habló del estado del sistema climático y compulsa de pronósticos, los fenómenos de El Niño y La Niña y presentó pronósticos de precipitaciones por región y estaciones.

Señaló que para la primavera la lluvia llegaría desde la región sudeste hacia a la región del Chaco, mientras que en el otoño se prevén más lluvias en la región Oriental, un poco sobre lo normal. “En la región Occidental todavía queda algo de La Niña, no tanto en la región agrícola. Tenemos una mezcla de La Niña y vientos polares que modulan la situación y es como una ventaja para la región del Chaco con respecto a la región Oriental”.

En relación al pronóstico de balance hídrico mensual; lluvias y humedad del suelo, expresó que en octubre se esperan lluvias tempranas en el Chaco, en la región Oriental un poco menos de lo normal pero que no afectarían. “El balance es a fin de octubre, todavía seco la zona de Boquerón, un poco más de lo normal, empieza Pdte. Hayes a pasar de sequía a principios de sequía. Las lluvias van a empezar por el sur, sur de San Pedro, Caaguazú, Caazapá, Guairá, Itapúa, Alto Paraná”.

En noviembre, indicó, que se tendrían lluvias muy fuertes de sur a norte; Boquerón y Pdte. Hayes también, y ya empieza a secarse el sudeste, Misiones y Ñeembucú, el sur de Alto Paraná. “La humedad empieza a estar bien por lo menos el sur de Boquerón y de Pdte. Hayes, queda homogéneamente bien la región Oriental, menos Misiones y Ñeembucú, de manera que empieza a haber una anomalía evidente de la distribución de humedad del suelo”, aclaró.

Agregó que habría más lluvias a fines de diciembre “empieza a llover en el norte de la región Oriental, la humedad empieza a cambiar, más humedad en el norte y mínimo en el sur”.

En cuanto a las perspectivas locales y en las zonas agrícolas aclaró que varía bastante según las zonas. “A mediados de noviembre vienen periodos secos, después lluvias fuertes, enero sin lluvias”, estimó.

“Hay una variación muy grande según la zona, porque en la región Oriental no hay un atraso, lo que hay es una caída hacia el verano. Canindeyú; en la primavera hay un equilibrio que dura hasta fines de diciembre, principios de enero, después empieza a disminuir la humedad. En octubre estaría con buena humedad, Itapúa, Alto Paraná, con menos humedad Canindeyú, San Pedro. Noviembre, todo relativamente bien por la lluvia que cae. Se empieza a secar en el sudeste, Itapúa y Alto Paraná en óptimo, Canindeyú en bueno. Tengan en cuenta que esto es un balance de una pastura, que con buen manejo podría estar mejor.

En la primavera (octubre, noviembre) se repone la humedad, diciembre empieza a estar mejor Boquerón y empieza a notarse la sequía en la región oriental. Diciembre es un mes de quiebre en la perspectiva, enero también. Febrero, un mes con buenas lluvias en todas partes, la región Occidental ya venía así, por lo queda bien, hay una fuerte recuperación en la región Oriental pero no llega a estar óptimo”, explicó respecto a la estacionalidad.

Siembra oportuna de acuerdo a cada zona de producción

Por otra parte, el Ing. Agr. Luis Cubilla, asesor agrícola de Capeco, afirmó que considerando estas perspectivas agroclimáticas, el panorama se presenta bastante complicado, primeramente en la región Oriental donde con las lluvias registradas el sur se encuentra ya con soja mayormente. “Este mes de setiembre va a ser positivo en cuanto a la siembra en los Departamentos más importantes como Itapúa y Alto Paraná, pero, lo que viene en diciembre y enero va a complicar bastante la siembra de este momento por la poca humedad del suelo, bajas precipitaciones, altas temperaturas, que pueden complicar la etapa de llenado de granos y por ende la productividad del cultivo. La recuperación de la humedad en febrero, va a ser muy importante para la siembra de maíz zafriña”, analizó.

Cubilla manifestó que es muy importante que cada productor observe su zona de producción, de modo a elegir el momento más oportuno para la siembra y que coincidan los meses siguientes en cuanto a provisión de agua para el llenado de granos y para asegurar la floración de la soja.

También agregó que los productores que practican la siembra directa con alta calidad no van a sentir el problema y tendrán resultados más beneficiosos con las escasas u oportunas lluvias que caigan.