INBIO 15 años facilitando el acceso a la biotecnología en Paraguay

El 6 de mayo del año 2006 quedó constituida la Asociación civil sin fines de lucro denominada Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO), para ser el canal de acceso de la biotecnología agrícola y su adecuada utilización en el campo. Fue el resultado de un acuerdo de los gremios que lo integran, de modo a fortalecer la agricultura paraguaya. Este año 2021, el organismo cumple 15 años de vida institucional, asumiendo el compromiso de seguir apostando por el acceso adecuado a la biotecnología en el país. Todo en beneficio del sector productivo y los productores.

Ante la pandemia del Covid-19, se desarrolló un emotivo acto recordación con transmisión virtual. Estuvieron presentes los principales referentes del sector productivo del país.

La institución tuvo a la investigación como uno de los pilares fundamentales de la gestión. En ese sentido, aportó más de 40 proyectos de investigaciones agrícolas. Igualmente, en el área de la capacitación, se otorgaron 50 becas a jóvenes del sector a nivel de post grados, con el fin de potencializar el desarrollo agrícola.

Actualmente, INBIO impulsa Programas de Mejoramiento de Soja y Trigo, producto del trabajo realizado son las nuevas variedades que ya están siendo utilizadas en la agricultura nacional. El resultado positivo del Programa de Mejoramiento de Soja, permite a la institución trascender fronteras y estar presentes con las variedades “SOJAPAR” en Bolivia y Brasil.

Cabe resaltar, que las alianzas con empresas e instituciones de países de la región, a través de intercambio, tecnología y conocimiento, permiten seguir desarrollando el sector agrícola en Paraguay. Esto, mediante la introducción de germoplasmas para seguir avanzando hacia el fortalecimiento del Programa de Soja.

A través del “Programa de Agricultura Sustentable con Biotecnología”, se propusieron introducir en la agricultura familiar más tecnología y conocimiento, con el objetivo de mostrar el camino al desarrollo sustentable.

Los directivos de la institución coinciden en que seguirán trabajando para seguir impulsando la investigación agrícola, el desarrollo sustentable y la utilización adecuada de productos de la biotecnología. Es con el fin de generar una sociedad involucrada con la producción de alimentos.

“Como INBIO no podemos dejar de recordar que fue la soja la que impulsó las negociaciones de los gremios hace 15 años atrás, que finalizó con nuestra creación. En ese sentido, como parte de nuestro aniversario también queremos homenajear a un hombre visionario, el profesor doctor Pedro Nicolás Ciancio Sarubbi, quien hace 100 años introdujo la soja al Paraguay y realizó una gran cruzada a fin de incentivar su consumo y producción en campos de la agricultura familiar en post de mejorar la nutrición de las familias. Atendiendo a esto, hemos gestionado ante las autoridades pertinentes el reconocimiento a este cultivo, igualmente el descubrimiento de un monolito en la calle que lleva su nombre”; destaca parte del mensaje institucional.

FRASE RESALTANTE. «No es pobre un país que como el nuestro puede poseer en forma relativamente abundante y barata las dos fuentes más ricas de proteínas que se conocen en el mundo: la carne y la soja». Del Profesor Dr. Pedro Nicolás Ciancio Sarubbi, Universidad Nacional de Asunción; 6 de marzo de 1942.

“Con nuestro trabajo en estos años, nos damos cuenta que también estamos cambiando paradigmas existenciales que existen mediante nuestros diversos programas. Es emocionante ver como productores con menos de 20 hectáreas, con los cuales trabajamos, va mejorando sus ingresos y desarrollándose con la utilización de productos derivados de la biotecnología, semillas de calidad y con técnicas relacionadas al manejo sustentable de los cultivos, lo que le permite tener la posibilidad de avanzar económica y socialmente en cada cosecha, año tras año. Hecho que representa más ingreso para el país, además de mejorar las condiciones de vida de sus familias”; explicó Simona Cavazzutti, presidente de INBIO.

“Y dentro de ese proceso no podemos dejar de mencionar el trabajo que llevamos adelante con las escuelas agrícolas, dependientes del Ministerio de Agricultura y Ganadería, con el deseo de brindar mejores oportunidades de aprendizaje a los jóvenes”; dijo Cavazzutti.

Con relación al aniversario, Cavazzutti resaltó “Fueron 15 años de intenso trabajo y dedicación, de personas que ayudaron a posicionar al INBIO en el sector a nivel nacional e internacional. Mientras más personas sepan qué y cómo hacemos, tendremos mayor valorización de las labores agrícolas. Como productores reconocemos la importancia que tiene el cultivo de la soja dentro del proceso productivo y como INBIO no podemos dejar de resaltar que fue este cultivo el que incentivó hace 15 años atrás, a un grupo de dirigentes a iniciar negociaciones que terminaron en la creación del Instituto”.