Importación de tomate industrial afectará la cadena frutihortícola del país

“No se le da valor a la producción nacional. Antes los agricultores plantaban sin invernadero, sin tecnología, pero luego se vio la necesidad de producir más con ayuda del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). En poco más de 10 años pasamos de 5 invernaderos a tener 12.000 solo en nuestra comunidad, y en el departamento de Caaguazú hay 30.000 invernaderos en total. La producción aumenta cada año, pero con la entrada de tomate industrial perderemos mucha ganancia y no podremos mantenerla”, expresó Evaristo Martínez, productor y representante de la asociación de frutihorticultores Virgen del Pilar, ubicada en la comunidad 3 de Febrero de Caaguazú, durante una entrevista en Canal PRO.

Indicó que el tomate de uso industrial que se pretende importar desde Argentina no es para consumo, ya que se utiliza exclusivamente para el procesamiento y elaboración de conservas. “Hace ya mucho tiempo que percibimos un monto de 3.500 guaraníes por kilo y no nos deja ganancia, solo alcanzamos a cubrir nuestros costos. Con el ingreso de tomate para industria desde Argentina no podremos competir en el mercado, ya que ese producto solo costará 70.000 guaraníes por caja”, explicó.

Agregó que el costo del tomate argentino es menor debido a que se produce de forma mecanizada, con menos cuidados. “Los agricultores paraguayos producimos tomates bajo invernadero y son frescos, ideales para el consumo. Hasta ahora los paraguayos compran solamente nuestro tomate fresco, ya que es mil veces mejor en sabor y en calidad”, sostuvo.

Por otro lado, manifestó que si el tomate industrial se importa, no solo perderán dinero los productores, sino también los importadores y los comercializadores.

Llamado a las autoridades

Martínez señaló que los productores asociados y los comercializadores del Mercado de Abasto ya realizaron una nota en la que piden al MAG y al Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave) reconsiderar la importación de este alimento. “El ministerio resolvió la importación y el Senave la aprobó. Ante esta decisión del Gobierno, queremos dialogar con las autoridades pertinentes para evaluar la situación de los agricultores locales de tomate, pensando también en los consumidores finales”, concluyó.

Fuente: U.G.P