Fuerte apuesta a Sojapar en el país del altiplano

Representantes del Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO) y del Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA) realizaron una gira técnica por Santa Cruz de la Sierra; Bolivia. En la ocasión visitaron algunas parcelas de ensayo y parcelas de productores que sembraron las variedades SOJAPAR.

La delegación además realizó la verificación de las parcelas de multiplicación, validación y evaluación de variedades SOJAPAR R19, SOJAPAR R24, SOJAPAR R75 y de otras nuevas líneas promisorias. También pudieron constatar el buen comportamiento de las variedades SOJAPAR, su adaptación a diferentes tipos de suelo y a las condiciones climáticas.

La Ing. Agr. Estela Ojeda; gerente general del INBIO señaló que los productores sembraron  alrededor de  50 mil hectáreas de las variedades SOJAPAR, logrando un mayor posicionamiento en esta zafra por su sanidad y rusticidad, características muy valoradas por los productores de Bolivia.

Igualmente destacó que existen dos líneas promisorias para Bolivia; un avance más en los objetivos trazados en el acuerdo con ANAPO, principalmente porque las variedades SOJAPAR están teniendo muy buena adaptación y esas líneas desarrollarán aún más esa confianza de los productores bolivianos a la tecnología agrícola paraguaya.  

En relación a  la multiplicación de semillas de variedades SOJAPAR en Bolivia, la ingeniera señaló que existe poco más de 500 hectáreas declaradas en el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) para ese efecto y que hay posibilidades de llegar a las 900 hectáreas, dependiendo de las condiciones climáticas.

De acuerdo al informe de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO), en la campaña 2020/2021 en Bolivia fueron sembradas 1.055.000 hectáreas de soja en San Cruz de la Sierra, zona productiva del país vecino. Además, en Yacuiba, departamento de Tarija fueron sembradas unas 15.000 hectáreas más, totalizando un área de siembra de 1.070.000 hectáreas de soja en Bolivia.

Comportamiento

El Ing. Agr. Diego Baldelomar, jefe de la Unidad de Investigación y Fitomejorador de la ANAPO expresó que tras las evaluaciones de las variedades SOJAPAR en las diferentes regiones de Bolivia, pudieron concluir que el comportamiento de SOJAPAR R75 es mejor en suelos pesados y húmedos, mientras que SOJAPAR R24 es más para suelos livianos, destacando su sanidad radicular y rendimiento, mientras que  SOJAPAR R19 tiene mejores condiciones para mostrar su potencial en suelos intermedios, que tengan un poco de arcilla.

“Los materiales tienen muy buenas perspectivas en el mercado boliviano, porque los productores ya reconocen sus cualidades por encima de otras que están presente. La SOJAPAR R24 por su buena capacidad radicular soportó el estrés hídrico que afectó en algunas zonas”, acentuó.

Respecto a la división de zonas en las que se están sembrando soja en Bolivia, manifestó que en la campaña de verano la siembra fuerte es en la zona este de Santa Cruz de la Sierra, la cual comprende tres subzonas; San Julián, que es una zona más húmeda y al borde del Río Grande; en el Centro en la localidad de Cuatro Cañadas, donde es más intermedio el suelo, no es tan seco ni húmedo y la zona de Pailón Sur que es la zona más seca, donde va muy bien la SOJAPAR R24.

Agregó además que realizaron evaluaciones de las variedades SOJAPAR en cuatro épocas diferentes de siembra, concluyendo que la SOJAPAR R19 tiene sensibilidad al fotoperiodo, la SOJAPAR R24 mediana sensibilidad al fotoperiodo y la SOJAPAR R75 sin ningún tipo de problema de fotoperiodo. “Las plantas, al ser menos exigentes al fotoperiodo pueden desarrollarse mejor y tener una altura adecuada a la hora de entrar en estado reproductivo. Al tener buena altura la planta, es mucho más manejable el cultivo y tiene menos pérdidas al momento de la cosecha”, precisó.

Fuente INBIO