El sector cooperativo muestra fortaleza ante la crisis.

Ante la inminente recesión económica a causa de la pandemia del Covid-19, que nos afecta a todos, las diferentes cooperativas del país están tomando varias medidas de precaución, por todo lo que implica y las consecuencias a los diferentes sectores. Todas las entidades están muy sólidas para afrontar los inconvenientes financieros de los próximos meses. Convencidos que dentro de la adversidad se encuentran nuevas oportunidades por lo que no van a dejar de producir, pues entre todas las cooperativas de producción se maneja entre el 25 y 30% del movimiento económico del país.

Las cooperativas de producción tienen una estructura muy fuerte para afrontar los tiempos difíciles y obtener los mejores resultados, por eso este sector es tomado como modelo a seguir para conseguir el desarrollo de los diferentes actores de la sociedad.

Como ejemplo, podemos mencionar a la Cooperativa Colonias Unidas que cuenta con más de 4.000 socios activos entre pequeños y medianos productores, el resultado económico en el último ejercicio es muy positivo porque  se trabaja muy de cerca con cada socio identificando las diferentes necesidades que tiene cada uno y cuenta con una estructura muy sólida.

“Es algo muy difícil lo que está pasando, el séptimo principio cooperativo es cumplir con la sociedad. La mayoría de las cooperativas de producción están muy sólidas, pero la situación es muy delicada. El sector productivo va seguir, vamos a sembrar trigo en abril y mayo. Ahora se avecina la zafra de yerba mate entre los meses abril, mayo y junio. La cosecha y la producción deberá continuar bajo ciertas normas sanitarias. Después del invierno se va continuar con la siembra del maíz, girasol, soja, canola, entre otros”; destacó Eugenio Scholler, presidente de la Federación de Cooperativas de Producción (FECOPROD) con 34 entidades socias; presidente de la CONCORPAR (Confederación de Cooperativas Rurales de Paraguay), actualmente con representación de 346.000 personas que son productores socios de las entidades en todo el país.

Como ejemplo de la productividad de las cooperativas, Scholler destacó que una sola Cooperativa llegó a producir casi 77.000 hectáreas de trigo y en este último año se redujo a tan solo 16.000 hectáreas. Igualmente, consideró que los productores que optan por este rubro en la mayoría de los casos pierden o empatan ante los gastos. Pero, siguen sembrando porque se trata de un rubro que alimenta a la población paraguaya. “Al sembrar trigo, estás cosechando un rubro que te puede dar rentabilidad y una chacra no podes dejar al descubierto. Tenés que optar por un ciclo de producción rotativo”.

Una muestra de la solidez de las cooperativas es que muchos funcionarios mayores de 60 años no están trabajando a causa de la pandemia. Sin embargo, a fin de mes cobran sus salarios sin inconvenientes. “Esto hay que sostener, entonces hoy se está trabajando con menos gente para más personas, así se sale adelante. Porque primero está la vida de las personas y después las empresas con todos los elementos que le rodea”; recalcó Scholler.

Por otro lado, Scholler no está de acuerdo con los ciertos legisladores que buscan concretar el cobro de más impuestos para el sector productivo. Considera inviable ante la situación que se vive en el campo.

NO VAN A CORTAR EL CICLO PRODUCTIVO Y TRABAJARÁN MÁS FUERTE

Con el objetivo de brindar un respaldo importante a la economía paraguaya, las diferentes cooperativas amparados por las fortalezas institucionales y trabajo incansable de sus socios, no van a cortar el ciclo productivo por el Covid-19. Van a trabajar mucho más fuerte, para lograr los objetivos económicos que pueda impulsar el crecimiento del país.

La situación generada por la pandemia hace que muchas cooperativas trabajen el doble, todo porque hay una restricción para el ingreso de mercaderías desde los países vecinos. Un ejemplo es la harina, un rubro donde las cooperativas del país están abasteciendo el mercado nacional. “Tenemos trigo en nuestros silos y se están procesando cada vez más, inclusive se vende a un precio especial para ayudar a la gente. Solamente el sector productivo hace este tipo de cosas a través de las cooperativas y las empresas serias. Entonces si el Gobierno pone mano dura y no deja más que ingresen productos de contrabando que no necesitamos en nuestro país, porque estamos produciendo el mismo producto y con calidad, es hora que nos dejémonos de joder… y formalizar de una vez por todas”; refirió el dirigente del sector cooperativo.

La restricción de ingreso de productos desde el Brasil y Argentina, beneficia a todas las cooperativas de producción del país. Dos ejemplos son la Cooperativa La Paz y Unión Curupayty, que están produciendo a doble turno una gran cantidad de harina para abastecer el mercado.

DONACIONES DEL SECTOR COOPERATIVO. Las diferentes cooperativas están realizando donaciones en distintos puntos del país, para ayudar a las personas de escasos de recursos económico y a los funcionarios de los centros asistenciales.

PERIODO DIFICIL. A pesar del optimismo y las fortalezas de las entidades cooperativas, este año 2020 será muy difícil para el sector. Todo se ve reflejado en el endeudamiento del país y la situación económica a nivel mundial. “Acá el que siempre trabajó tiene posibilidades de salir adelante, somos un país pequeño, muy rico con tierra buena, tecnología y empresas serias. Entonces, vamos a salir adelante entre todos”; expresó Eugenio Scholler.

“SIGAMOS UNIDOS Y HAGAMOS LAS COSAS CON MUCHA RESPONSABILIDAD”

El presidente de la FECOPROD insta a todos los cooperativistas a seguir trabajando unidos en el sector y haciendo cosas con mucha responsabilidad. “Sigamos unidos haciendo las cosas con mucha responsabilidad para seguir produciendo con mucha calidad. Felicitarles a todos los dirigentes de las cooperativas y también a los productores que sostienen a las entidades, seguir adelante como siempre Dios primero y la gran familia de los asociados”. Concluyo.