El agro en la pandemia

Cuídate!…. Quédate en casa!… … Usá tapabocas!… Lávate las manos con agua y jabón! Usá alcohol en gel!… No toques tu rostro con las manos sucias!… Mantené la distancia!… Evita la aglomeración!.. No bajes la guardia!….. No dudamos que te resulten familiar y cotidianas estas recomendaciones preventivas sanitarias desde que se dispuso la cuarentena en nuestro país a raíz de la pandemia causada por el COVID -19.

Desde entonces, la atención se centró en el coronavirus y con justa razón, lo primordial es defender la vida. En este lapso, muchísimas empresas y comercios en Paraguay se vieron afectados y obligados a tomar medidas, algunas más drásticas,  ante las consecuencias económicas que ya se venían avizorando.  

Entonces se puede decir que la responsabilidad cae con más fuerza en el sector primario que no paró, el sector productivo que en medio de una terrible pandemia y extremando los cuidados siguió trabajando día a día para seguir produciendo alimentos para la humanidad. 

Además de la crisis sanitaria, la crisis económica ha sido la constante, y no es casualidad que el desafío de reactivar la economía paraguaya dependa de la actividad de este sector, que para muchos es un monstruo, pero en este caso es un monstruo que demuestra toda la fuerza del trabajo, el esfuerzo de cada eslabón de la cadena productiva por el sostenimiento de la economía del país.

Hay mucho qué decir al respecto, pero lo realmente importante es que el ciclo productivo sigue su curso en el marco de la normalidad, superando adversidades climáticas, políticas y financieras, pero con la confianza de que se tendrá un escenario agrícola  más favorable para los productores que con limitaciones en algunos casos y cuidados, siguen trabajando de sol a sol enfocados a una excelente cosecha de granos en la presente zafra 2020/2021, porque el campo no paró, no para y no va a parar!… y es más que nunca el motor que mueve la economía nacional.