EDICION GENETICA PARA ASEGURAR SUMINISTRO DE ALIMENTIOS

Surge la duda si lo permitirán las regulaciones de los países

A medida que pasa el tiempo, se publican investigaciones que demuestran novedades a la hora de producir alimento, especialmente para abastecer a una población mundial que no deja de crecer. Según un último estudio,  la edición del genoma revolucionará el fitomejoramiento y podría ayudar a asegurar el suministro mundial de alimentos. Las regulaciones deben ser razonables y fáciles de cumplir en cada uno de los países.

En la actualidad, la tecnología está teniendo un papel preponderante en un momento donde la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) predice que la población humana alcanzará los 10 mil millones en 2050. Obviamente, esta cantidad va necesitar un aumento en la producción de alimentos. Y en contrapartida,  el cambio climático está desafiando los sistemas agrícolas a nivel mundial, exigiendo al máximo las habilidades de los productores.

“La mayoría de las plantas editadas genéticamente que actualmente están en espera de aprobación en el proceso regulatorio, han sido presentadas por instituciones públicas de investigación y pequeñas o medianas empresas. Sin embargo, si se adopta un enfoque regulatorio restrictivo y se trata a las plantas editadas como transgénicos, se crearían enormes cargas financieras que solo las grandes empresas multinacionales podrían tolerar», informa el nuevo estudio en la revista Cell.

El desarrollo de tecnologías de edición del genoma en plantas permite una amplia gama de oportunidades para el fitomejoramiento, destacó Caixia Gao, investigadora de la Academia China de Ciencias en Beijing. “La mutagénesis eficiente, precisa y dirigida a través de la edición del genoma ha sentado las bases para muchas estrategias de fitomejoramiento de próxima generación que revolucionarán el futuro de la agricultura. Para aprovechar todo el potencial de la edición del genoma vegetal, se deben explorar todos los enfoques”; recalcó Gao.

La edición del genoma permite diseñar racionalmente una combinación de rasgos genéticos en los cultivos, logrando resultados similares a los del mejoramiento clásico, pero de una manera más eficiente y rápida. “Sin embargo, es poco probable que el fitomejoramiento de próxima generación basado en la edición del genoma desplace por completo los enfoques convencionales; sólo cuando se combinan con otras tecnologías, como el fenotipado de alto rendimiento, la selección genómica y el mejoramiento acelerado, podemos garantizar la implementación generalizada de la edición del genoma en la agricultura. Este enfoque multidisciplinario promoverá el fitomejoramiento para ayudar a asegurar una segunda Revolución Verde con el fin de satisfacer la creciente demanda de alimentos de una población mundial en rápido crecimiento en condiciones climáticas en constante cambio”; manifestó el especialista.

El fitomejoramiento convencional ha alcanzado sus límites en la alimentación de la población mundial en constante crecimiento, con avances técnicos como la selección asistida por marcadores y el fitomejoramiento asistido por genómica empujando los límites más allá.

“La edición del genoma abre un nuevo conjunto de herramientas para que el fitomejoramiento se realice a un ritmo sin precedentes y de una manera eficiente y rentable, lo que impulsará al fitomejoramiento a ir más allá de su límite actual y pasar a la próxima generación”, concluye Gao.

A medida que la tecnología se expande rápidamente, se ha aplicado en los principales cereales como el arroz, trigo y el maíz, así como a otros cultivos importantes para la seguridad alimentaria, como la papa y la yuca. Las herramientas asociadas con CRISPR desarrolladas recientemente, como los editores de bases y los editores principales, han ampliado enormemente el alcance de la edición del genoma, escribe Gao. Esto “permite la creación de sustituciones precisas de nucleótidos y deleciones e inserciones específicas de ADN. La tecnología CRISPR-Cas, en combinación con métodos de mejoramiento modernos, jugarán un papel importante en los programas de mejoramiento de cultivos».

Una de las principales ventajas de CRISPR sobre otras nucleasas específicas de secuencia programables (SSN) es su capacidad para editar múltiples sitios objetivo simultáneamente, señala el documento. Pero incluso con estos nuevos avances técnicos en la edición del genoma de las plantas, todavía no es posible generar todos los cambios deseados en un genoma, escribe Gao. «La edición precisa del genoma, como la generación de sustituciones de bases específicas, inserciones/deleciones de genes y reemplazos de genes, es una necesidad urgente para mejorar las características en los cultivos».

Aunque los efectos «fuera de objetivo» son una de las principales preocupaciones en la edición del genoma, Gao señala que la herramienta es aún más específica que el mejoramiento convencional mediante mutaciones inducidas, que introduce muchas mutaciones no deseadas en el genoma de la planta. “Además, un número limitado de mutaciones fuera del objetivo se puede eliminar mediante retrocruzamiento”.

Gao también ve un enorme potencial para el sistema CRISPR-Cas para mejorar el diseño de plantas y la biología sintética, una nueva estrategia utilizada para acelerar el desarrollo de nuevos rasgos agronómicos. “Al editar genes endógenos o introducir genes extraños que codifican varias enzimas o componentes de la vía de señalización, los investigadores han podido redirigir redes metabólicas inherentes o establecer nuevas vías en las plantas para producir alimentos enriquecidos en compuestos naturales o artificiales deseados”, informa Gao.

Otra emocionante frontera se puede encontrar en la ingeniería del microbioma, que «ya ha tenido un efecto significativo en la producción agrícola», afirma el documento. “En la naturaleza, las plantas están expuestas a billones de microbios, incluidas bacterias, hongos, protozoos, arqueas y virus. Las interacciones beneficiosas entre plantas y microbiomas pueden mejorar el crecimiento de las plantas o controlar los patógenos. La inoculación de microbiomas dentro de un consorcio de rizobacterias promotoras del crecimiento de las plantas puede mejorar el desarrollo de las plantas y ayudar a protegerlas de los patógenos y el estrés abiótico».

“Por lo tanto, se considera que el microbioma representa un ‘segundo genoma’ en las plantas”, explica Gao. “El microbioma de la planta influye en el crecimiento de la planta al alterar la absorción de nutrientes y la expresión génica y actuando como un control biológico de patógenos”. Se necesita aceptación social y un proceso regulatorio sensato para que las herramientas de edición del genoma hagan sus contribuciones cruciales al desarrollo de nuevas variedades de cultivos, advierte Gao.

Los reguladores actualmente adoptan un enfoque basado en procesos [la técnica de mejoramiento usada] o en productos [finales obtenidos] para revisar cultivos editados genéticamente. La Unión Europea utiliza regulaciones basadas en procesos, mientras que Canadá, Estados Unidos y Argentina apoyan el enfoque basado en productos. Sin embargo, la mayoría de los demás países aún no han establecido marcos regulatorios.

A pesar de la confusión regulatoria, varias plantas editadas han sido completamente aprobadas utilizando el enfoque basado en productos, informa el estudio. “La mayoría de las plantas editadas genéticamente que actualmente esperan aprobación en el proceso regulatorio han sido presentadas por instituciones públicas de investigación y pequeñas o medianas empresas”, concluye Gao. “Sin embargo, si se adopta un enfoque regulatorio restrictivo y se trata a las plantas editadas como OGMs [transgénicos], se crearían enormes cargas financieras que solo las grandes empresas multinacionales podrían tolerar».

“Dado que la edición del genoma no es una tecnología única, sino más bien una caja de herramientas moleculares, un enfoque regulatorio integral y único para todos puede ser inadecuado. En cambio, se debería utilizar un sistema regulatorio escalonado para acomodar las tecnologías existentes y futuras”, concluye Gao. FUENTE: CHILEBIO