Evaluación de germoplasma de soja

La Ing. Agrop. Marta Fernández, Técnica investigadora del Área Fitopatología del Ipta Capitán Miranda, presentó el tema referente a patologías. Se refirió específicamente a las enfermedades de roya y macrophomina. “Son dos ensayos totalmente diferentes que pertenecen al Programa de Mejoramiento Genético. Tenemos 1300 materiales a campo, de diferentes generaciones de cruzamiento; nacionales e internacionales, que estamos evaluando su tolerancia a estas enfermedades”, explicó.

Aclaró que para lanzar una variedad resistente se realiza una investigación de unos 10 años, pero que gracias a la incorporación de la biotecnología este se acorta en 5 años.

Por su parte la bióloga Natalia Bobadilla; encargada de Laboratorio de Biotecnología-Ipta, indicó que están enfocados en la caracterización genética de cultivares. “Estamos ayudando con marcadores moleculares para selección dentro de las cruzas, caracterizamos genéticamente detectando si los hijos de las cruzas que se están realizando tienen el gen y cómo se va segregando a la descendencia. Este es un soporte muy importante para la parte de fitomejoramiento, ya que podemos detectar a nivel molecular, como la presencia del gen de resistencia”, precisó.

Efecto de fecha de siembra y espaciamiento entre plantas

La Ing. Agrop. Fidencia Amarilla, del Área de Agronomía –Programa de Investigación de Soja-Ipta, expresó que en la oportunidad presentaron el trabajo de Evaluación del efecto de la interacción de la fecha de siembra y el espaciamiento entre plantas de 6 materiales genéticos de soja. “Evaluamos la variedad Sojapar R 19, Sojapar R 24 y Sojapar R 34, S R 42, S R 75 y la variedad 5909. Estos materiales genéticos estamos teniendo en 3 densidades de siembra, de 6, 12 y 18 plantas por metro lineal, en diferentes fechas de siembras. La primera fecha de siembra fue en la primera semana de setiembre, la segunda fecha a finales de setiembre, la tercera y cuarta siembra se realizó primeros y fines de octubre y mediados de noviembre se sembró la quinta fecha de siembra y primeros días de diciembre la sexta fecha. En total fueron 6 diferentes fechas de siembra, optando por un intervalo entre las fechas de siembra, de aproximadamente 15 a 20 días entre las épocas. Estos trabajos realizados tienen como objetivo verificar el comportamiento agronómico de los diferentes materiales genéticos de soja para conocer principalmente el rendimiento que presenta cada material en las diferentes densidades y fechas de siembra”, reseñó.