Consideraciones técnicas para un buen muestreo de suelo*

Prof. Dr. Diego A. Fatecha Fois – Suelos y Ordenamiento Territorial

Facultad de Ciencias Agrarias – Universidad Nacional de Asunción

El suelo, es un tema simple pero muy importante dentro del sistema productivo. Una buena extracción de suelo conlleva una serie de consideraciones técnicas que un agrónomo debe tener en cuenta para poder realizarlo de manera eficiente.

Muestreo de suelo: Dentro del proceso de diagnosticar el suelo, el análisis del suelo es una herramienta muy importante que nos permite cuantificar la propiedad edáfica que se analiza y en base a ello hacer las correspondientes recomendaciones, basados principalmente en una buena toma de muestra.

Objetivos de un muestreo de suelo

-Obtener una recomendación de fertilización que represente en forma precisa el estado de fertilidad del lote donde fue tomada.

-Lo que se busca es obtener una medida del nivel promedio de fertilidad del campo y una medida de la variabilidad de esta fertilidad.

-Permite una planificación de las futuras actividades a realizar en la finca.

¿Cómo funciona el muestreo? El suelo contiene una cantidad determinada de nutrientes, lo que el productor adiciona en cantidad y calidad es lo que está faltando para obtener una productividad deseada.

Principal problema de un muestreo de suelo

Inicialmente se realiza un planeamiento de uso de fertilizantes y correctivos a partir de los resultados de análisis de suelo. Entonces empiezan a surgir dudas e interrogantes, de cómo si sabemos realmente lo que el suelo posee de nutrientes para disponibilizar a las plantas?. Y si resulta confiable el resultado del análisis de suelo?.

Muchas veces la negligencia empieza en la toma de muestras. Uno de los problemas de un correcto muestreo de suelos, en primer lugar es, aceptar la dificultad que 0,5 kg de suelo enviado al laboratorio represente lo mejor posible a un área de 10 hectáreas, por ejemplo.

Otra dificultad que se tiene en el campo es la variabilidad que puede presentar, por lo que se tiene que tener en cuenta algunos aspectos importantes para diferenciar las diferentes parcelas que un  campo puede tener.

Las consideraciones técnicas más importantes que se deben tener en cuenta para una buena toma de muestra de suelo son 5; el tipo de  vegetación existente, la textura del suelo, el color del suelo, la topografía del terreno y el histórico de productividad y uso del mismo. Cada parámetro es muy importante para definir la cantidad de muestra que se va a requerir en una finca.   

Las diferentes vegetaciones ocasionan una enorme diferencia en el contenido de nutrientes en el suelo comparando una con otra. Por ejemplo, un área de suelo convencional sin cobertura de suelo sin vegetación comparando con la de un área de siembra directa donde existe algún tipo de rastrojo, o un área de pastura o un bosque, las diferencias de concentración de nutrientes y sobre todo de materia orgánica que pueda tener ese suelo. Entonces no podemos considerar estos diferentes usos de suelo como un todo porque el manejo es totalmente  diferente, el dinamismo del nutriente en cada uso de suelo es totalmente distinto, sería un gran error mezclar por ejemplo una muestra de suelo de un sistema convencional donde no hay cobertura vegetativa en el momento que se toma la muestra con una de siembra directa o con una de bosque o de pastura. Este error puede conducir a un resultado incorrecto.

Además la textura es muy importante, los suelos arenosos y arcillosos son muy diferentes en cuanto a MO y contenido de nutrientes. Los suelos arcillosos por regla general dependen del tipo de arcilla presentan en la mayoría de los casos, mayor concentración de MO, mayor concentración de nutrientes, haciendo que dicha muestra de suelo probablemente presente una alta concentración de nutrientes.

En cambio, el suelo arenoso es un suelo inerte con baja retención de nutrientes, muy similar a un suelo agrietado, pero que tampoco pueden ser mezclados. Este es un aspecto que se tiene que intentar  de diferenciar en el área donde se va realizar el muestreo.

Generalmente los cambios de textura en la camada superficial del suelo se presentan en áreas con escalas de tamaño considerable, no siendo muy común en terrenos de escasa dimensión, dependiendo directamente del material del origen del cual se formó el mismo.

La variación de color que puede presentar un  suelo, depende de varios factores; material de origen, mineralogía, posición fisiográfica, clima, por tal tampoco se debe mezclar suelos con coloraciones distintas por más que posean la misma textura. La coloración propia de un suelo puede ocasionar una enorme diferencia en el contenido de nutrientes comparando una con otra.

Otro aspecto a tener en cuenta es la topografía del terreno; una zona alta, una zona baja, generalmente tienden a presentar una diferencia significativa en la concentración de nutrientes. El sistema productivo cambia, generalmente en las zonas bajas se destinan a pasturas naturales, zonas de conservación, humedales, o a la producción de un cultivo de bajo requerimiento y/o inversión, en comparación a una zona alta, donde inicialmente se presenta un suelo con mayor profundidad generalmente. Estas diferencias de topografía en el terreno también se deben considerar en el momento de  diferenciar y o definir la cantidad de muestras a ser extraídas, diferenciando un suelo de otro.

También es importante resaltar que si el terreno es bastante heterogéneo, la definición del número de muestras puede considerarse  de acuerdo a los diferentes usos que pueda presentar la parcela, de acuerdo al histórico de uso porque cada manejo es distinto, sobre todo si en el mismo fueron aplicados fertilizantes, correctivos, y/o algún tipo de enmienda que puedan alterar o modificar la concentración de nutrientes en el suelo, o el tipo de cultivo producido o planta instalada en el terreno que presenta diferentes cantidades de nutrientes extraídos y requeridos.

Resumiendo resulta muy importante, de acuerdo a estas consideraciones, primeramente diferenciar todas las variaciones que el terreno presenta,  no mezclar las muestras extraídas, tratando que cada submuestra presenten las mismas características de acuerdo a su vegetación, textura, color, topografía y por sobre todo al histórico de uso, de acuerdo al sistema de producción que tenemos en ese lugar donde se está muestreando.  Por ejemplo; pasturas, sistema convencional, sistema de Siembra Directa, pues cada uno presenta una característica  muy diferente y con requerimientos nutricionales distintos.

Una vez definida la cantidad de muestras a ser extraídas en el terreno a analizar, considerando cada uno de los aspectos citados, se podrá pasar a la parte  procedimental.

El suelo es un sistema muy heterogéneo en el contenido de  nutrientes., pudiendo presentar una amplia variación en su nivel de fertilidad. En ese sentido una negligencia que muchas veces lleva a un mal muestreo de suelo y  a tener un resultado erróneo sobre el mismo, es el cansancio y/o pereza para realizar dicha actividad, o realizarlo con la mayor rapidez a la hora de definir la cantidad de submuestras a ser extraídas. Lo ideal dentro de un muestreo de suelo es siempre extraer  la mayor cantidad sub muestras o punto en el terreno, en donde cada punto representa a un lugar específico dentro de esa área en cuanto a su fertilidad. Cada lugar por más pequeño que sea y por más que tenga el mismo uso, misma textura, misma topografía, color, puede igual presentar diferencias, que son notados u observados en los  mapas de fertilidad que generalmente son generados dentro de un sistema más preciso como la agricultura de precisión.

Implementos para el muestreo de suelos

La barrena es fundamental, es de gran ayuda para el buen muestreo de suelo ya que facilita bastante el trabajo en el campo. Existen barrenas de diferentes tipos, las barrenas son muy prácticas pero no tan eficiente en la extracción de suelo comparada con otras herramientas como la pala de corte que presenta una alta efectividad. La pala de corte resulta el equipo más eficiente a la hora de sacar una muestra de suelo.  

Aspecto procedimental. Cómo extraer una muestra de suelo? Dentro de un sistema convencional de preparación de suelos, consiste en limpiar la parte superficial del terreno, hacemos un hoyo en V, posteriormente extraemos una lámina de suelo de los costados, allí queda una porción de suelo que abarca toda la pala, hacemos una eliminación de los bordes, dejamos una porción fina de suelo y cargamos en el balde para llevar al laboratorio.

El sistema convencional requiere una profundidad de suelo, que está en torno a 0 cm – 20 cm, porque en esos 20 cm están ubicados prácticamente todos los elementos. El 70% de la masa radicular y concentración de nutrientes está en esa profundidad, por lo que requiere que dicho muestreo sea de 20 cm.

Dentro del SSD tenemos que tener en cuenta dos cuestiones, la variabilidad horizontal y la variabilidad vertical. Cómo se representa o se controla dentro de una muestra de suelo. La variabilidad horizontal sería considerar varias submuestras, una al lado de otra, por la variación de nutrientes tanto horizontal como verticalmente, es decir sobre la superficie y en la profundidad. 

La variabilidad vertical lo consideramos a una profundidad máxima de 0  a 10 cm, porque dentro de un SSD, prácticamente no hay revolvimiento, entonces el 80% de los nutrientes y 70% de la masa radicular se concentran en esos 10 cm.

Época de muestreo. Se puede hacer en cualquier época del año, pero resulta muy  importante realizarlo con cierta antelación antes de establecer el cultivo. El mismo obedece que con eso facilitará en el caso de que sea necesario realizar todas las correcciones de suelo mediante  aplicación de cal agrícola, enmiendas orgánicas y hasta fertilizantes químicos que requieran su aplicación antes de la siembra del cultivo.

Muestreo en Agricultura de Precisión. El procedimiento es el mismo, solamente lo que se modifica es que este muestreo permite tener un nivel mayor de precisión y exactitud en cuanto a la cantidad de nutrientes que presenta  un área o mediante eso determinar de forma más precisa el nivel de fertilidad del suelo y realizar una recomendación de dosis de fertilizantes y correctivos de una manera más certera.    

*Webinar organizado por Mundo Verde Consultora