Buscan implementar cambios en la producción de frutilla con el manejo de nematodos

En el marco de la serie de webinars impulsado por la Universidad San Carlos, se realizó sobre “Identificación y manejo de nematodos parásitos en el cultivo de frutilla”. La presentación fue un compendio de  investigación cuyo propósito consiste en mejorar la calidad de la productividad del cultivo de frutilla a través de prácticas agronómicas en finca de productores, mediante la generación de un paquete tecnológico adaptado a su realidad de producción.

La actividad fue encabezada por el Ing. Agr. Hugo Valiente del Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria. El área de investigación fue el Departamento Central y específicamente en la localidad de Areguá e Itauguá, que están en la cuenca del Lago Ypacaraí.

El proyecto explicado en detalles constaba de cinco etapas: Validación de los nuevos cultivares productivos, Validación del sistema de labranza, Manejo Integrado de plagas, Selección de Cepas de Trichoderma sp, e Identificación de géneros de nematodos.

“El Departamento Central cuenta con 528 fincas y 191 hectáreas. Mientras que, en Areguá hay 108 fincas con una superficie de 26 hectáreas. En el caso de Itauguá, existen 87 fincas y 19 hectáreas de cultivo de frutilla. Ambos corresponden a 195 fincas y 45 hectáreas de acuerdo al Censo Agropecuario Nacional del 2008”; destacó al iniciar el Ing. Hugo Valiente.

“Una de las características de esta zona productora de frutilla, es que la mayoría de los productores cuentan con un solo material distribuido en toda su superficie, tenemos datos que esas variedades son la “Dover”. Esto hace que la sostenibilidad de la producción vaya cayendo, justamente por falta de diversificación y ciertas falencias en el manejo del cultivo. Otra de las características predominantes es durante la época de producción de la frutilla las superficies están cubiertas por este rubro, pero cuando terminan con el ciclo del cultivo, la tierra queda ociosa. Generalmente, eso se debe a que la mayoría de los productores no son dueños de sus fincas, sino que alquilan para poder producir. Todo esto va en detrimento a la producción y las condiciones fitosanitarias y nutricionales de esa zona”; recalcó Valiente.

Para paliar un poco la situación fitosanitaria se recurrió al Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria, para la producción de mudas de frutillas libres de virus. En el 2020 se tuvo una venta sumamente exitosa de unas 20.000 mudas, calificado como récord por los técnicos de la institución. Al mismo tiempo, se hizo una encuesta para poder introducir nuevos materiales en la región.

Con relación los NEMATODOS, en líneas generales hasta hoy seguimos hablando que existe un desconocimiento en general por parte de los agricultores con respecto a la presencia o existencia de la problemática con nematodos. Es imposible soslayar el impacto económico que causan en los cultivos. “Una vez que lo puedan reconocer, se dan cuenta de que es uno de los problemas que está ciclo tras ciclo en el suelo y es de muy difícil manejo. Probablemente el desconocimiento, aparte se debe a su condición microscópica de los nematodos, también es porque no presentan una sintomatología muy característica, puede ser confundida con otros tipos de estrés, ya sea biótico o abiótico. Generalmente, la sintomatología se expresa en la parte aérea con una clorosis en las hojas, marchitamiento, enanismo  y en las raíces también pueden presentar diversos tipos de síntomas dependiendo del género que está atacando. Necesitamos si o si formarnos de una información precisa sobre las densidades de población de nematodos en el suelo donde vamos a ir a instalar un cultivo”; refirió el profesional.

Se debe tener una información precisa para “poder llegar a un diagnóstico y a partir de ahí plantear un manejo integrado. Para lograr una información precisa sobre las densidades de población es necesaria y primaria la toma de muestras. Estos se pueden realizar dentro de un esquema y son: cuadrícula, diagonal, zigzag y sinuosa.

“Todas estas muestras se pueden hacer cuando la superficie es homogénea, cuando la superficie empieza a tener relieves marcados o formas muy inusuales, se recomienda volver a sectorizar las parcelas para definir nuevamente un esquema de toma de muestras”; dijo Valiente.

Una vez que se extraen las muestras, se deben utilizar elementos especiales para poner las mismas y con un etiquetado claro para identificar la zona del cultivo. Generalmente, se recomienda usar una bolsa de plástico relativamente gruesa para proteger el contenido. Evitar la exposición al sol de las muestras. Otra de las recomendaciones, es almacenar en las heladeras en la parte baja a 4°C o en incubadoras que se mantienen a 10°C, todo esto hasta ser procesadas en un laboratorio.

NEMATODOS EN FRUTILLA. Se ha informado que varias especies de nematodos parásitos plantas, causan daños a la frutilla, y el nematodo de las agallas MELOIDOGYNE HAPLA y el nematodo de las lesiones (RLN) Pratyl  penetrans son sus parásitos más importantes en todo el mundo.

Las plantas atrofiadas y los rendimientos reducidos se asocian frecuentemente con M. Hapla, P. Penetrans, D. Dipsaci, Hemicycliophora spp. En España el MELOIDOGYNE HAPLA es el más común en la producción de frutilla, tomando en cuenta las características del mismo.

En el mismo sentido, tenemos otro que es muy dañino también, es el Platylenchus sp., que engloba  más de 60 especies descriptas, y mundialmente es considerado como el segundo grupo de nematodos fitopárasitos más importantes, siendo suplantado solamente por la  MELOIDOGYNE. Son llamados generalmente “Nematodos de las lesiones radiculares” debido  a la sintomatología en las raíces. Existen otros tipos de nematodos con una variedad de efectos en las plantas de frutillas.

RECOMENDACIONES. Si es posible cambie las plantaciones a nuevas tierras. Utilizar plantas certificadas. Los periodos de barbecho pueden interrumpir el ciclo de vida de los nematodos. Practique un buen control de malezas utilizando herbicidas o labranza. Los cultivos de cobertura son una forma excelente de interrumpir el ciclo de vida de los nematodos. Se debe tener cuidado al seleccionar un cultivo de cobertura para evitar el uso de una planta que sea hospedante del nematodo objetivo.

Se debe realizar muestreos de suelo de forma periódica, por lo menos cada dos meses durante el ciclo del cultivo, empezando por el almacigo de producción de mudas, con el fin de evaluar la fluctuación de los nematodos parásitos identificados.