Productores apuestan a lograr buen ingreso económico

Ante la pandemia del Covid-19, productores apuestan a lograr buen ingreso económico.

El sector agrícola pasa una zafra atípica, a raíz de la pandemia del coronavirus. La enfermedad vino a cambiar todo el escenario planificado en la producción, el sector con mayor relevancia para la economía paraguaya. Los productores deben adecuarse a las nuevas reglas de juego y con muchas esperanzas que con el nivel de producción obtenido en los últimos meses podrán generar buenos ingresos. Esto a pesar, de los precios bajos en el mercado internacional.

Piden una autorregulación de los precios, cooperación entre todos los integrantes para superar la difícil situación que genera el Covid-19. Los diferentes sectores ven nubes en el horizonte, pero están bien posicionados y es el sector que va marcar la recuperación económica del país para el año 2021. Sostienen que seguirán trabajando para generar ingresos de divisas y para producir alimentos para la población.

“Esta pandemia nos toma a todos desprevenidos, no conocíamos y estamos aprendiendo a movernos, trabajar, producir y comercializar en un nuevo escenario con muchas restricciones, ya no es normal el salir de la casa cuando uno quiere y a la hora que quiere, se tiene que tener una justificación, una razón y no está fácil. La ventaja en el campo es que se trabaja en un ambiente abierto, no se tiene un local cerrado como una oficina, no hay aglomeración de personas por lo general, excepto en algunos rubros cuando hay cosecha. Y en general, en este un mes de cuarentena el abastecimiento a las ciudades estuvo transcurriendo casi normalmente. La gente que está haciendo cuarentena no le está faltando abastecimiento, ni comidas, ni remedios. Puede haber algunas localidades o sectores que están problemas de acceso a eso y se está trabajando en el espíritu solidario del paraguayo de siempre, de cooperar entre todos que a los sectores más vulnerables llegue también el plato de comida”; destacó el Ing. Héctor Cristaldo, Presidente de la Unión de Gremios de la Producción.

“Reconocimiento a los productores por el abastecimiento de todo el país y también a los camioneros que están dejando sus familias y están moviéndose de una localidad a otra, y que en las ciudades la gente pueda hacer sus compras sin que le falte abastecimiento. Creo que es el espíritu con el que se está trabajando, tratando de sobrellevar esta circunstancia difícil, donde muchas actividades comerciales y de servicios están cerradas, sin trabajar, están sin poder vender y está complicado para muchos sectores y actividades. Está muy complejo el escenario sobretodo porque no hay una visión clara de cuál es el plazo, cuál va ser el día después de la cuarentena y cómo se va a reactivar la economía de ahí en adelante”; recalcó Cristaldo.

PROYECCIÓN DE LA SOJA. El principal cultivo del país es la soja por suerte se terminó de cosechar y están en los silos. No se vendió todo porque está con dificultades de comercialización por diversos motivos. Uno por el tema coronavirus que restringe un poco el desplazamiento, otro la bajante de los ríos, una situación crítica, el Paraná sobre todo. Hay más de 1.500.000 de toneladas varadas en la zona de Itapúa, no pueden salir por el río como lo hacen habitualmente, explicó el ingeniero.

“En cuanto al precio, está por debajo de la expectativa que había, la gente va a tener que vender este fin de mes cuando venzan los contratos. Y el atraso que hubo en la siembra también generó un atraso en la cosecha, y eso hizo que la exportación también se vaya desfasando”, explicó al respecto-

“Se tuvo un año muy bueno porque se recuperó los niveles de productividad que el año pasado se había perdido. El año pasado faltó mercadería y por eso faltó plata. Este año hay mercadería, con mayor o menor precio para vender, va tener ingreso el productor. La preocupación ahora es con los cultivos que están en marcha. Por ejemplo, para el maíz que no falte lluvias que ya golpeó un poco la seca de marzo y el trigo que tenemos que sembrar a partir de los próximos días y que todo corra bien y que se empiece a abastecer los insumos que vamos a necesitar para la próxima campaña, que es también una preocupación, porque en el mundo el comercio está desacelerado sino frenado”

Agregó que todo el retraso de la soja repercutió en el arranque de la siembra del maíz entre zafra. “Itapúa que tuvo la suerte que le llovió más en noviembre y se pudo, plantó primero la soja en el sur, invirtiendo lo que es normal, porque se empieza a sembrar en el norte y termina sembrando donde Itapúa es la última siembra. Este año se invirtió, Itapúa pudo expandir su área de maíz de manera importante. Vamos a ver y ojalá genere un buen ingreso a los productores, que les permita pasar este invierno y esta situación de parálisis que le genera el coronavirus”, estimó.

Según la visión del ingeniero Héctor Cristaldo a raíz de la pandemia existen unos 300 a 400 millones menos de ventas de lo que se tenía previsto, no por volumen sino por caída de los precios. “Haciendo un número rápido, no está fácil, pero la ventaja con relación al año pasado, es que tuvimos mayor producción y eso ayuda amortiguar este mal momento”; recalcó el presidente de la Unión de Gremios de la Producción.

SITUACION DE PRODUCTORES. A nivel nacional y en especial en Itapúa, los productores están con una situación complicada porque el año pasado tuvieron que refinanciar sus deudas. Este año con la buena producción va a ayudar para sobrellevar los compromisos económicos. Pero, no va a sobrar por la caída de los precios. “No es un año para decir malo, es un año razonablemente bueno y no da para tirar manteca al techo. Hay que ser muy cauteloso, no es para arriesgar demás en este momento de incertidumbre porque no sabemos cuanto tiempo más vamos a tener esta cuarentena, no sabemos en qué condiciones vamos a comercializar. Entonces, hay que ir con prudencia, va poder enfrentar su compromiso. Hay buena producción y eso ayuda a amortiguar y manejar las amenazas y desafíos que tenemos por delante”, manifestó.

USO DE LA TECNOLOGÍA. Los productores tuvieron que adecuarse a las exigencias de la pandemia y para dialogar entre ellos, optaron por la incorporación de las teleconferencias para analizar los temas que afectan al sector. “Estamos en contacto permanente para trabajar en conjunto para tratar los problemas que tenemos que enfrentar e ir superando, para que el productor viva con más tranquilidad en su chacra”, acotó.