ALERTAN ROYA

Ing. Agr. Wilfrido Morel
Especialista Fitopatólogo

Zafra 2020/21: Clima actual propicia la aparición de la roya en la soja

De concretarse la presencia de la enfermedad, estiman que podría tener efecto negativo en la cosecha, así como ya ocurrió en el año 2015.

Las condiciones climáticas muy cambiantes y de mucha humedad, podría propiciar la aparición de la “Roya”, una de las enfermedades más dañinas en el cultivo de la soja. Su efecto inmediato y principal es la reducción del rendimiento por hectárea con la consecuente pérdida económica para el productor. Hasta el momento, no se registraron casos en los lotes comerciales. Sin embargo, no se descarta la presencia de la roya en varias regiones del país. El clima es propicio no solamente para esta, sino para otras enfermedades que atacan a la soja como ser el complejo de enfermedades de fin de ciclo, mancha anillada, antracnosis, entre otros.

Se estima como área de cultivo de la soja en esta zafra de 3.200.000 a 3.500.000 de hectáreas aproximadamente en la zafra normal. Luego están las áreas de la zafriña, que también suman fácilmente entre 500 a 600 hectáreas. Del total, una pequeña cantidad ya iniciaron las cosechas, son los que se pudieron sembrar en el mes de setiembre y con resultado bastante deficiente, con una media de 1.500 a 1.800 kilos por hectárea.

“El clima que hoy día estamos teniendo es el ambiente propicio para el desarrollo de la roya en el cultivo de la soja. Justamente lo que necesita es una lluvia permanente que va permitir que haya humedad en las hojas, la película de agua que necesita para que la espora que una vez que caiga en las hojas, germinan y penetran dentro del tejido foliar. Así la temperatura por supuesto, en este caso, tenemos un clima bastante ameno, todos los días en un rango de 24 a 26 grados, nublado, es lo que necesita porque las esporas germinan mejor cuando no hay incidencia de luz.

Se dan todas las condiciones climáticas para que la roya empiece en los cultivos y se desarrollen produciendo la enfermedad y finalmente lo que ocurre es la defoliación en el cultivo. Si es que el productor no realizó los tratamientos adecuados, como la aplicación de fungicidas en forma preventiva, no protegió al cultivo, entonces la enfermedad puede instalarse en la planta, los fungicidas protegen a las plantas de las infecciones causadas por la roya”; destacó el Ing. Agr. Wilfrido Morel, Especialista Fitopatólogo.

Si nos ubicamos en el contexto actual, lo que es el ciclo del cultivo de soja, tenemos soja que algunos productores que tuvieron la oportunidad de sembrar en setiembre, están en etapa de madurez, es decir ya hicieron las desecaciones y están esperando que las lluvias pasen y puedan cosecharse. Luego, tenemos mayoritariamente las siembras de octubre y noviembre, donde los productores comenzaron con la siembra masiva, asimismo, algunas áreas del mes de diciembre. En síntesis, tenemos siembra de soja desde setiembre, octubre, noviembre y diciembre, explicó.

En gran medida la soja se encuentra en etapa de formación a llenado de granos, las siembras más retrasadas están en fase de formación de vainas e inicio de formación de granos, inclusive hay soja de casi de fin de diciembre que ahora está empezando a inicio de formación de vainas.

“Las infecciones que puedan ocurrir, desde dónde pueden originarse? De las primeras siembras la roya puede empezar, hasta ahora no encontramos en los lotes comerciales, pero sí encontramos en una de las plantas hospedantes, denominada Kudzu (Pueraria lobata), en esos sí hay bastante roya, son fuentes de inóculo, de diseminación de esporas que pueden producir infecciones en las plantas de soja. En la medida en que la soja entra en su periodo fenológico avanzado, la enfermedad puede instalarse en esa soja. Porque son las que ya dejaron de protegerse por los fungicidas, terminó el periodo residual del producto, entonces el hongo empieza a multiplicarse en esa soja que está en la etapa avanzada. De estos pasan a la soja de la siembra más retrasada, luego a la tardía y posteriormente a la soja zafriña. O sea, un puente verde permanente que va a haber para que la enfermedad pueda permanecer en los lotes de cultivo.

Las condiciones climáticas están dadas totalmente al 100%, el clima es favorable para que la roya aparezca en los lotes comerciales de soja y pueda ser un problema en el manejo, porque hoy día el productor no puede entrar a aplicar fungicida, no hay piso, por las ocurrencias de las lluvias, destacó el fitopatólogo.

“¿Por eso cuál es el manejo que debe o debió hacer el productor? Principalmente hacer las aplicaciones preventivas en el momento oportuno.

 ¿Cuándo es o era el momento oportuno? Cuando la soja empezó el periodo vegetativo avanzado, antes del cierre de la hilera empezar la protección del mismo, para evitar que la enfermedad se instale en la planta.

¿Dónde se instala la enfermedad? En la parte baja de la planta, siempre en el tercio inferior empiezan las primeras infecciones en la planta. Si es que no se llegó a proteger esa hoja bajera, la enfermedad se va instalar allí en esa parte y empieza el proceso de infección que posteriormente irá subiendo a otras partes del estrato de la planta”; expresó el Ing. Morel.

CONDICIONES FAVORABLES

Según manifestó, las condiciones favorables para la enfermedad son: agua libre en las hojas con el mojado foliar que va a tener por las lluvias. El segundo punto es la temperatura, que va de un rango de 18 a 26º grados aproximadamente. Este es el rango de temperatura que va permitir que la enfermedad se desarrolle y las esporas germinan dentro de ese rango, así como un poco más arriba hasta 30 grados.

“La forma de diseminarse es por la espora que viene a través del viento, cae en las hojas, tiene el mojado foliar, que permite que esa espora germine, al emitir el tubo germinativo, penetra dentro de la célula de las hojas y empieza el proceso de infección y colonización, finalmente la multiplicación de esporas que ocurren del momento de la infección, a los 15 días que comienza a originarse las primeras esporas.

SEÑAL DE PREOCUPACIÓN

Respecto alsíntoma típico de la roya señaló, que debe observarse la presencia de pústulas en las hojas, en este caso serían las pequeñas lesiones que se ven en las hojas bajeras, donde comienzan  las infecciones de la planta. “Se empieza a observar los pequeños puntos grises, que pueden indicar la presencia o inicio de la enfermedad en la planta. Este es el síntoma típico y lo primero que se puede observar en el cultivo. Con una lupa de mano, puede observarse que se forma una pequeña protuberancia, que se llama uredinias del hongo, es la estructura del hongo que sería como una especie de bolsita transparente y en su interior están las esporas. Después esa bolsa va a explotar y el viento va encargarse de diseminar en el cultivo.

“Siempre instamos a los productores a que recurran a los laboratorios, para su correcta identificación. Hoy en día la tecnología permite incluso enviar fotografías de síntomas por los medios correspondientes y es la forma más rápida”; recalcó el técnico al tiempo de mencionar que mantiene mucho contacto con los productores a través de los mensajes. “Así yo puedo ayudarle a diagnosticar un problema que se presenta en el cultivo”; recalcó Wilfrido Morel.

Acotó que actualmente la gran mayoría de los productores conocen y saben identificar los síntomas típicos de la roya en la soja no obstante, no está demás recurrir a los técnicos para una asistencia de modo a asegurar la intervención inmediata.

MANEJO PREVENTIVO DE LA ENFERMEDAD. La recomendación de los técnicos a los productores es el manejo preventivo de la enfermedad. ¿Cómo se hace esto? Justamente aplicando los fungicidas en forma preventiva.

¿Desde qué momento se recomienda? A partir de la fase vegetativa avanzada, desde la pre-floración si hablamos en términos de un periodo fenológico del cultivo de soja, antes del cierre de las hileras. Es importante ese momento, porque le permite colocar el producto en la parte baja de la planta, porque una vez que se cerró la hilera, es muy difícil que se llegue al tercio bajo de la planta, por el follaje que tiene el cultivo. Más todavía este año, que tenemos un desarrollo de plantas exuberantes, inclusive excesivamente con bastante masa foliar, con gran altura de la planta, que impide llegar a la parte baja de la planta cuando la roya se instale en esta parte.

“Por eso, prevención, proteger las hojas bajeras y no permitir que el hongo se instale en esa parte de la planta y luego periodos secuenciales de aplicaciones de fungicidas que están en torno de 14- 15 días entre una y otra aplicación, hasta por lo menos llegar a la etapa R6, que es el llenado de granos”, acentuó.

CONSECUENCIAS DE LA ROYA. La presencia de la roya en los cultivos de soja en el país, puede traer consecuencias muy graves, así como ya ocurrió en el ciclo 2014/15. “Fue la peor epidemia de roya de soja que se tuvo en el país y estamos hablando de pérdidas de 800 Kg/has a 1 tonelada de soja fácilmente por hectárea. Entonces si eso traducimos en el contexto de área de siembra, cuánto millones de dólares de pérdida significa al productor. El clima actual es muy parecido con lo que tuvimos en los meses de enero y febrero del 2015. Por eso la preocupación que se tiene, en el cual inclusive el SENAVE emitió un comunicado de alerta por la presencia de roya en la planta hospedante, para que los productores estén atentos y no descuiden su lote comercial, realizando el monitoreo permanente por lo menos dos veces a la semana visitar su área de cultivo y ante cualquier incidencia, duda o sospecha que tengan de la presencia de la enfermedad, inmediatamente enviar muestras a los laboratorios para su identificación.

RECOMENDACIÓN A LOS PRODUCTORES. Debido a la incidencia climática que se presenta en el sector productivo que es propicio para la aparición de las enfermedades, los técnicos recomiendan realizar el monitoreo permanente de las áreas de cultivo, especialmente aquellos que están más retrasados. “No descuidar el control químico que es lo que se tiene hoy día para la soja, si bien existen variedades resistentes no escapan al uso de fungicidas porque existen otras enfermedades importantes. Una vez que se estableció el cultivo, el control químico es lo que le resta al productor con el uso de fungicidas. La mezcla de diferentes modos de acción para tratar de manejar poblaciones resistentes de roya que hay en el país. Con la mezcla de diferentes modos de acción de fungicidas se puede ir combatiendo.  Tenemos el grupo químico de las carboxamidas, mezcla con estrobilurina y triazoles, y también la adición de productos multisitios o protectores. En todas las aplicaciones  debe ser realizada esta mezcla de los grupos químicos de fungicidas a los efectos de actuar contra diferentes poblaciones de roya o patotipos como también se denominan, para evitar justamente la multiplicación o resurgimiento de la población resistente de roya de soja en el cultivo”; concluyó el asesor Wilfrido Morel.

NÚMEROS

3.500.000            Hectáreas estimadas de cultivo

10.204.212          Toneladas de producción comercial (2019/20)

2.857                     Kg de rendimiento por hectárea (5% variación 2019/20)

3.050                     Kg de rendimiento por hectárea (zafra 2016/17) RECORD