Agronegocios en Paraguay y sus potencialidades y oportunidades

Paraguay tiene un potencial extraordinario, recursos naturales y energéticos que permiten trabajar todo el año, tiene potencial en producción ganadera y también es potencialmente agrícola.

Las  costas del río Paraná y algunas regiones del centro de la región Oriental son ocupadas por la agricultura tecnificada, otras son zonas combinadas de transición entre agricultura tecnificada y no tecnificada, mientras que en el Chaco, abarca en mayor porcentaje la producción de ganadería; carne y leche, según señaló el Ing. Agr. Héctor Cristaldo; presidente de la Unión de Gremios de la Producción, en su disertación sobre Agronegocios en Paraguay y sus potencialidades y oportunidades, en el marco del II Congreso de Agronegocios organizado por la Universidad San Carlos.

Cristaldo presentó datos de estudios realizados sobre los suelos de Paraguay y afirmó que hay un potencial de crecimiento interesante de la agricultura, sobre todo en la región norte, Canindeyú, San Pedro, Amambay, Concepción, donde puede ir creciendo la agricultura.

“Actualmente son 3.511.000 hectáreas de uso agrícola de la tierra en nuestro país, hay un potencial de crecimiento interesante de la agricultura”, añadió.

Sostuvo además que las buenas prácticas agrícolas incorporadas desde hace más de 30 años, como curvas de nivel, siembra directa, rotación de cultivos, fueron muy importantes para la productividad y la expansión agrícola.

“La siembra directa fue fundamental en los 90`, para impulsar el crecimiento de la agricultura, no solo en áreas sino en eficiencia y competitividad, la productividad creció notoriamente con la mejora de la fertilidad y calidad de los suelos, evitando la erosión causada por grandes lluvias”, acotó.

Destacó que Paraguay es uno de los pocos países a nivel mundial que en dos años puede hacer 5 cultivos en rotación, mediante el sistema de siembra directa que permite incorporar materia orgánica, fijando carbono en el suelo y mejorando su calidad.

Precisó que el país produce  y exporta alimentos para 50 millones de personas en el mundo sobre una base sostenible, productiva y competitiva, protegiendo el medio ambiente y apoyando la economía nacional, constituyéndose en uno de los motores de la economía nacional, pero que se necesita de una fuerte inversión en logística e infraestructura.

“Paraguay tiene muchas ventajas comparativas en materia de producción que con acertadas políticas de atracción e inversión, tecnologías, innovación y conocimiento las puede transformar en competitivas.

Estrategias de clúster, producción de balanceados; para dar valor agregado al grano en proteína animal. La conversión de granos en alimentos puede ir a la cadena avícola, producción de pollos-huevos, la cadena láctea o a la cadena de producción de carne.

Lo que realmente va a dar valor agregado no es la simple transformación de granos de soja en expeller o en aceite de soja, sino el producto final de transformar proteínas y energía vegetal en proteína animal para el mundo, y el trigo en la cadena de panificados y molinos harineros”, aseguró el ingeniero Cristaldo.

En cuanto a políticas públicas y en función a la recuperación de la economía de este año golpeado por el COVID en el sector agrícola, manifestó que la propuesta del gremio al gobierno es trabajar sobre los siguientes ejes: el comercio exterior donde se promueva la salida de los productos al mundo, diversificar mercados, agilizar los trámites de exportación, la logística en los puertos, el dragado de los ríos.

En el aspecto económico y financiero; restructuración, trabajando en el diseño de productos financieros adecuados a los ciclos productivos de las diversas actividades del campo, y la seguridad jurídica: que pasa por la aplicación justa de las normativas de los organismos estatales y la seguridad jurídica y personal de las personas, agilización y simplificación de trámites y procesos en la administración pública para facilitar las actividades de la gente y así dinamizar de nuevo la economía para el año que viene.

Dijo además que dentro de dicho proceso se debe contemplar la reestructuración del MAG, que este debe salir del rol asistencialista y apuntar al rol de capacitador y promotor de desarrollo sostenible.  

Resaltó que Paraguay es el principal exportador en el mundo,  que se ubica como primer exportador neto de energía eléctrica, primer exportador de azúcar orgánica, seguido de segundo productor de stevia, cuarto exportador de soja, cuarto exportador de almidón de mandioca, cuarto exportador de aceite de soja, sexto productor de soja, sexto exportador de maíz, noveno exportador de carne y décimo exportador de trigo.

“Somos veinte veces más chico pero estamos ahí codo a codo en el mercado internacional, esto muestra la fuerza del trabajo del campo que incluso con la pandemia no paró, siguió adelante, haciendo el esfuerzo de sostener la economía y mantener los motores encendidos. Esta zafra que comenzamos es muy importante porque una buena campaña, una buena cosecha apalanca un buen resultado en la economía paraguaya”, subrayó el titular de la UGP.