Agricultura digital: Herramientas para la máxima eficiencia en el cultivo

Esta es la experiencia de Suzana, una agricultora de Macedonia del Norte que invirtió en tecnologías de la información y la comunicación. Suzana Dimitrievska se dedica a la agricultura orgánica utilizando las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) para aumentar la eficiencia de su explotación familiar.

Hace unos años, compró un programa informático de gestión agrícola que le permitió planificar y controlar mejor los cultivos, minimizar los costes de mano de obra y gastar menos en combustible y fertilizantes orgánicos, con lo que aumentaron sus beneficios.

Tras conseguir un contrato con una empresa suiza en 2017, Suzana pensó que podría hacer todo el trabajo con mano de obra estacional. Sin embargo, a medida que la demanda crecía, se dio cuenta de la necesidad y las ventajas de una solución automatizada que pudiera controlar varios procesos diferentes al mismo tiempo.

 Agricultura digital; las tecnologías de la información y comunicación

Las tecnologías de la información y la comunicación, se consideran desde hace mucho tiempo impulsoras del desarrollo rural y están acelerando el progreso hacia la igualdad de género. Las TICs hacen referencia a una amplia categoría de dispositivos y servicios que ayudan a los agricultores a recopilar, almacenar, analizar y compartir información. Desde teléfonos móviles que facilitan el acceso a la banca telefónica y satélites que ofrecen informes meteorológicos actualizados, hasta drones que permiten obtener imágenes aéreas detalladas, las TICs empoderan de muchas maneras a la población rural.

Programa de gestión agrícola. Desde que adoptó el programa de gestión agrícola, Suzana ha disfrutado de una mayor capacidad de toma de decisiones y ha visto cómo su inversión daba frutos. Ahora puede gestionar su explotación de forma más eficiente, utilizando su nuevo software para llevar registros, controlar los costes; gestionar a los trabajadores estacionales y analizar la rentabilidad de cada uno de sus cultivos.

De hecho, después de un año usando el programa, descubrió que algunos de los cultivos que había producido durante años no eran rentables; por lo que ahora está investigando opciones más provechosas.

Al invertir en la agricultura de precisión utilizando TICs como la cartografía de suelos y las imágenes aéreas obtuvo información vital sobre cómo y cuándo regar sus cultivos para lograr la máxima eficiencia. Este enfoque reducirá el riesgo de pérdida de cosechas y mitigará los efectos del cambio climático. Fuente:  www.fao.org y Portalfruticola.com