Abonos verdes y su incidencia en el suelo

Los abonos verdes son plantas con capacidad de adaptarse a diversos tipos de suelos y climas, de rápido crecimiento y alto poder de producción de material vegetativo, su objetivo es proteger el suelo y con la incorporación del material vegetal de las plantas cultivadas tiene la finalidad de recuperar, aportar y mejorar las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo.

Los abonos verdes se clasifican en abonos verdes de invierno y verano. Cada uno se desarrolla atendiendo a las condiciones edafoclimática de cada región y del suelo además, actualmente se emplean en mezclas de siembra de gramíneas y leguminosas entre otras.

Abonos de Invierno: Las especies recomendadas para este periodo son avena negra, avena blanca, lupino blanco, nabo forrajero, girasol, centeno, triticale, arveja forrajera, canola, vicia común y otros.

Abonos de verano: Los abonos verdes de verano son diversas y en mayor número de especies como el milheto o pasto italiano, la Crotalaria juncea, dolichos lab lab, maní, Mucuna enana, canavalia, la Mucuna ceniza, Kumanda yvyra i, entre otras.

Abono verde de primavera verano
Para cultivos de especies leguminosas apropiadas es en período de agosto a noviembre con la finalidad de aprovechar la temporada de lluvias, las cuales incrementan la producción de material verde y aportan nitrógeno al suelo.

Abono verde de otoño invierno
Los cultivos de especies apropiadas de otoño e invierno a partir de Mayo a junio, tendrán como función proteger el suelo, controlar la erosión y evitar la proliferación de malezas.

Como especies apropiadas se recomiendan la avena, nabo forrajero, Lupino, Arveja forrajera, colza entre otros.