Noticias

Canindeyú espera más lluvias para uniformidad de suelo de cultivo de soja

El socio director de la Asociación de Productores de Soja, Oleaginosas y Cereales del Paraguay (APS), Neivo Fritzen, también productor de la zona de Canindeyú, dijo que las precipitaciones acumuladas no alcanzaron a las zonas altas de este Departamento.

Esto, al referirse a las 80.000 hectáreas del distrito de Nueva Esperanza, donde desarrolla la siembra. También parte de Alto Paraná, no recibió suficiente lluvia, según precisó.

“En la zona alta llegó muy poca lluvia, mal distribuida. Ya hacia la zona baja, un poco mejor por lo que se nota, hacia Curuguaty, yendo a San Pedro, llegó buena cantidad de lluvia, entre 50 y 60 milímetros”, enfatizó.

Asimismo, comentó que actualmente la oruga está atacando a los cultivos, pero la defensa está controlada. No obstante, cuanto más seco el suelo, más difícil combatirlas con productos, ya que en algunos casos no surten efecto.

“Está bien el desarrollo del cultivo, no como se esperaba. Pero aún hay tiempo. Las lluvias todavía no son uniformes. En el centro llovió bien, cerca de 15 milímetros. A cinco kilómetros, ya llegó 2 milímetros”, detalló.

Fritzen mencionó que se encuentran realizando aplicaciones para controlar algunas orugas, pero nada fuera de los parámetros esperados. El plan depende mucho de la tecnología adoptada previamente.

“Los que siembran con biotecnología, se presume que tienen que mantener en niveles aceptables los impactos del daño. Hubo casos en que cuando el grano se forma en la vaina, aparecen orugas que se tornan difícil controlar”, sostuvo.

Las mismas aparecen ya cuando se forman los granos y hay que estar atentos al daño que puedan ocasionar, según indicó y añadió que existen parcelas donde ya están empezando con la floración, pero con cauto desarrollo de las plantas.

Sobre las proyecciones de la producción, expuso que aún es prematuro estimar el nivel de producción. Pero siempre se busca obtener el máximo resultado y optimización del trabajo de campo. “A veces uno encuentra que se hizo mal lo que se podría haber hecho bien”, adujo.

Resaltó que las orugas de suelo aparecen por la falta de lluvia y tienden a acentuarse, además se puede optar por el tratamiento de semillas. Y se pueden incluir insecticidas, así como la tecnología Bt (Bacillus thuringiensis) en soja, que a veces con la sequía queda deficiente.

Por otra parte, el productor refirió que los herbicidas muchas veces son dependientes del rango del suelo para que la planta pueda absorber la cantidad suficiente del producto para tener el efecto deseado.

En otras palabras, por más que el herbicida sea de buena calidad, si el suelo está estropeado, el efecto no será en el nivel deseado. “No es que no sirve, pero no hace un efecto total como podría ser”, añadió.

Expresó que puede haber un rebrote porque las malezas se vuelven resistentes en algunas ocasiones.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Leer Más