LT News - шаблон joomla Оригами

Agrotecnología

Agrotecnología

Revista de orientación profesional para una agricultura sustentable

La Regional Cordillera de la Asociación Rural del Paraguay (ARP) realizó una exitosa salida de campo con el objetivo principal de instalar en los productores la necesidad de capacitarse y aprender cada día más para generar recursos propios y dejar de lado el asistencialismo. El evento, de carácter técnico, se realizó en la Ganadera Victoria, distrito de Unión, Departamento de San Pedro, y fue auspiciada por la empresa Mbareté Proteinados. El Presidente de la Regional Cordillera de la ARP, Dr. Marciano Torales, encabezó la iniciativa y destacó la masiva presencia de profesionales y estudiantes vinculados con actividades agropecuarias, directivos y socios de la ARP, a más de pequeños y medianos productores de la zona y otros lugares del Departamento. En el inicio de la jornada, el Dr. Torales se dirigió a los asistentes y tras celebrar la asistencia multitudinaria cedió la palabra al Vicepresidente 1° de la ARP, Dr. Manuel Riera, quien alentó a los organizadores a realizar con mayor frecuencia este tipo de actividades para que los productores, especialmente los propietarios de pequeñas y medianas fincas, tengan la posibilidad de acceder a prácticas exitosas de producción. “Deben tener en cuenta que el asistencialismo, en sus variadas formas, no ayuda al productor, sino todo lo contrario, al instalar una práctica repetida que con el tiempo genera más perjuicio que beneficio”, expresó el directivo rural. Posteriormente, el propietario de la Ganadera Victoria, Ing. Isacio Vallejos, brindó una introducción acerca de la evolución del establecimiento, las actividades que se realizan en el lugar, y todo el proceso de trabajo. El establecimiento visitado trabaja en la cría, recría y confinamiento de ganado vacuno, que es alimentado en un 90 por ciento con pastura natural y forrajes producidos en la propiedad. Todo esto fue observado por los presentes en el recorrido efectuado por la finca productiva, donde el Ing. Vallejos también manifestó que con el trabajo moderno y responsable se puede conseguir un resultado óptimo en el sector pecuario. El Dr. Antonio Pugliesi, de la firma Mbareté Proteinados, resaltó la importancia de otro de los objetivos del evento técnico, que consistió en aumentar el interés de los ganaderos por mejorar la calidad de sus animales mediante la producción de alimentos naturales en cada finca, de modo a garantizar el buen desarrollo de las crías y asegurar el confinamiento. Fuente: ARP y El Agro
En el marco del centenario de la ciudad de Bella Vista se realizó el 12 de octubre en el salón auditorio de la Municipalidad local el lanzamiento del libro “La Dureza de la Vida Traza el Camino”, autoría del Rector de la Universidad San Carlos, el Prof. Ing. Agr. Ronaldo Eno Dietze Junghanns.

Ing. Agp. MSc. Marta Alicia Fernández Gamarra (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Introducción

La soja [Glycine max (L) Merr.], es un cultivo susceptible a un gran número de patógenos que causan graves daños a plántulas y raíces. Muchos de estos patógenos pueden afectar el cultivo en pre y pos emergencia. Las semillas infectadas antes o durante la germinación muestran una pudrición húmeda o seca dependiendo del patógeno; aquellas que llegan a germinar, muestran raíces poco desarrolladas y decoloradas. Las plántulas afectadas que llegan a emerger muestran el hipocotíleo en forma de gancho amarronado, éste amarronamiento también puede verse en los cotiledones. Entre estos patógenos se encuentra Macrophomina phaseolina, un hongo considerado habitante natural del suelo, agente causal de la enfermedad conocida comúnmente como pudrición carbonosa de la soja, enfermedad de importancia económica, debido a que infecta a más de 500 especies de plantas en todo el mundo incluido los cultivos agronómicos, frutas, legumbres y árboles., afectando al cultivo cuando el crecimiento de las plantas se ve retardado por condiciones climáticas cálidas y secas durante períodos prolongados.

Desarrollo de la enfermedad

El hongo sobrevive como microesclerocios (diminutas estructuras de invernación) en el suelo y en los restos vegetales infectados (Figura 1), estos microesclerocios actúan como fuente de inóculo primario y puede persistir en el suelo durante unos 15 años, pudiendo ser transmitido también por semillas. La planta de soja es infectada cuando las raíces entran en contacto o crecen cerca de los microesclerocios. Por lo general la germinación de estas estructuras ocurre con frecuencia en un rango de temperatura de 28 - 35 °C. Después de la infección, el hongo crece dentro de la raíz y el tallo, y empieza a interferir con la función normal de la planta de transportar agua y nutrientes a las hojas, causando los síntomas comunes de la enfermedad (marchitamiento y muerte prematura de las hojas). Estos microesclerocios negros dan a los tejidos de la parte inferior del tallo y raíz principal una apariencia similar a carbón. Después de la muerte de la planta, la colonización por micelios y la formación de microesclerocios en el tejido del huésped continúa hasta que los tejidos se secan, es ahí cuando los microesclerocios son liberados al suelo y el ciclo continúa.

Síntomas y Signos

Macrophomina phaseolina es capaz de infectar a la soja en cualquier etapa de crecimiento, desde las etapas vegetativas tempranas (emergencia), pero los síntomas generalmente no se observan hasta las etapas de crecimiento R5 a R7.

Los síntomas tempranos incluyen hojas amarillas, vigor reducido, coloración marrón a rojo en raíces y tallos tornándose oscuras (marrón a negro) después de varios días, y una apariencia general de marchitamiento. Los síntomas foliares tardíos incluyen senescencia prematura, marchitamiento y muerte prematura de las plantas (Figura 2) Las plantas que mueren prematuramente debido a la pudrición carbonosa mantendrán las hojas adheridas al pecíolo y los tejidos del tallo mostraran el crecimiento de numerosos microsclerocios

Manejo de la enfermedad

Aunque se han venido realizando innumerables estudios para mejorar las estrategias de manejo para la enfermedad, actualmente, los agricultores tienen pocas opciones para minimizar el daño causado por la enfermedad. Entre las prácticas de manejo estudiadas podemos citar: rotación de cultivos, labranza, irrigación, fertilización, manejo de malezas, fungicidas, control biológico, selección de cultivares.  Sin embargo, con las pocas opciones disponibles para que los agricultores manejen la pudrición carbonosa y la poca eficiencia de los mismos, la mayoría de las investigaciones se han centrado en el desarrollo de resistencia genética a la pudrición carbonosa.  Estos estudios incluyen el desarrollo de métodos eficientes y confiables para caracterizar la resistencia, así como el desarrollo de cultivares resistentes. Aunque en la actualidad solo se dispone de cultivares moderadamente resistentes, se ha logrado un progreso significativo para comprender mejor la resistencia genética detrás de la pudrición carbonosa. En los últimos años, dentro del Programa de Mejoramiento genético del IPTA (Proyecto IPTA-INBIO) se han venido realizado muchos estudios bajo condiciones controladas y de campo para seleccionar cultivares resistentes a esta enfermedad, apenas en la zafra 2017-2018 se estudiaron más de 1400 genotipos de soja, de estos genotipos, 218 se identificaron con resistencia a la pudrición, los cuales se volverán a estudiar su comportamiento ante esta enfermedad durante la zafra 2018-2019.

 

Literatura consultada

Gupta, G. K; Sharma, S. K; Ramteke, R. 2012. Biology, epidemiology and management of the pathogenic fungus Macrophomina phaseolina (Tassi) Goid with special reference to charcoal rot of soybean (Glycine max (L.) Merrill). Journal of phytopathology, 160(4), 167-180.

INIA (Instituto Nacional de Investigación Agraria). 2013. Manual de identificación de enfermedades de la soja (en línea). Boletín de divulgación Nº 104. Salto-Uruguay.

Kaur, S; Dhillon, G. S; Brar, S. K; Vallad, G. E; Chand, R; Chauhan, V. B. 2012. Emerging phytopathogen Macrophomina phaseolina: biology, economic importance and current diagnostic trends. Critical reviews in microbiology, 38(2), 136-151.

Kendig, S. R; Rupe, J. C; Scott, H. D. 2000. Effect of irrigation and soil water stress on densities of Macrophomina phaseolina in soil and roots of two soybean cultivars. Plant Disease, 84(8), 895-900.

Ma, J; Hill, C. B; Hartman, G. L. 2010. Production of Macrophomina phaseolina conidia by multiple soybean isolates in culture. Plant disease, 94(9), 1088-1092.

Mengistu, A; Ray, J. D; Smith, J. R; Paris, R. L. 2007. Charcoal rot disease assessment of soybean genotypes using a colony-forming unit index. Crop Science, 47(6), 2453-2461.

Mengistu, A. 2015. Charcoal rot, pp. 67–69. In G. L. Hartman; J. B. Sinclair; J. C. Rupe, (eds.), Compendium of soybean diseases and pests. American Phytopathological Society, St. Paul, MN

Mihail, J. D. 1989. Macrophomina phaseolina: Spatio-temporal dynamics of inoculum and of disease in a highly susceptible crop. Phytopathology, 79(8), 848-855.

Romero Luna, M. P; Mueller, D; Mengistu, A; Singh, A. K; Hartman, G. L; Wise, K. A. (2017). Advancing our understanding of charcoal rot in soybeans. Journal of Integrated Pest Management, 8(1).

Short, G. E; Wyllie, T. D. 1978. Inoculum potential of Macrophomina phaseolina. Phytopathology, 68(5), 742-746.

Short, G. E; Wyllie, T. D; Bristow, P. R. 1980. Survival of Macrophomina phaseolina in soil and in residue of soybean. Phytopathology, 70(1), 13-17.

Su, G; Suh, S. O; Schneider, R. W; Russin, J. S. 2001. Host specialization in the charcoal rot fungus, Macrophomina phaseolina. Phytopathology, 91:120–126.

Vasebi, Y; Safaie, N; Alizadeh, A. 2013. Biological control of soybean charcoal root rot disease using bacterial and fungal antagonists In Vitro and greenhouse condition. Journal of Crop Protection, 2(2), 139-150.

 

14 Noviembre

Soja de alto rendimiento con Bayer

Apuntando a soja de alto rendimiento, Bayer organizó una gira técnica que incluyó charlas y visitas a campo de productores. El evento que contó con la presencia de clientes, proveedores, agricultores y distribuidores, se desarrolló desde el 8 hasta el 13 de octubre en las principales zonas productivas del país; San Alberto, Katuete, Minga Pora, Troncal, Campo Nueve, San Cristóbal, Santa Rita, María Auxiliadora, Capitán Meza y Bella Vista.

En esta ocasión nuevamente Bayer trajo al Dr. Marcos Iamamoto, especialista en Fitopatología, quien compartió con los participantes su experiencia y conocimiento en vistas a la campaña de soja que está empezando. El disertante abordó sobre “Fisiología de la soja de alto rendimiento” y se encargó de dar algunas directrices e informaciones, herramientas válidas para el buen manejo del principal rubro en el país que es la soja.

Elvis Brítez, asesor de Negocios de Bayer, expresó que como empresa de innovación Bayer apuesta fuerte en dar soluciones y herramientas al productor. Agregó que en esta oportunidad se hizo hincapié en cuanto a aplicaciones tempranas de fungicidas en fases vegetativas, a fin de tener una base sólida en el cultivo para poder enfrentar todas las adversidades que puedan presentarse más adelante.  

“La recomendación es Cripton, presente más de 3 años en el mercado, es el fungicida más utilizado hoy en día en el cultivo de la soja”, precisó.

Además, sostuvo que esta campaña de soja lanzaron el Cripton XPro para la segunda aplicación, con la triple mezcla que ya viene incorporada con el Bixafen que es una carboxamida.

“Cerrando el ciclo tenemos el Sphere Max que es un fungicida muy eficiente, persistente en cuanto a control de hongos y es uno de los pocos fungicidas que todavía va dando buenos resultados”, afirmó.  

Agregó que el Dr. Iamamoto; disertante invitado por Bayer para la gira técnica, se refirió a todos estos aspectos mencionados, acotando que la parte nutricional del cultivo de la soja es muy importante para tener el equilibrio nutricional, tener conocimiento de los macro y micro nutrientes que también favorecen al alto rendimiento.

“Nos enfocamos principalmente en fungicidas, en Bayer contamos con las herramientas más innovadoras para lograr mayor productividad, es nuestra propuesta para los productores”, subrayó.

En lo que respecta a la zona sur, afirmó que también realizaron jornadas de campo con productores, en la región de María Auxiliadora y Capitán Meza, llevando la teoría a la práctica in situ, para ver la problemática que ya se está presentando debido a las lluvias caídas desde el inicio de la siembra. “Estuvimos dando indicaciones, cómo se puede producir más soja, brindando informaciones y herramientas útiles al productor en su campo, teniendo en cuenta que cada año se presenta diferente”, aclaró.

Equilibrio químico, biológico y orgánico garantizan aumento de la producción

El Dr. Marcos Iamamoto, especialista en Fitopatología, comentó sobre los diferentes trabajos de investigación que desarrollan para determinar el manejo más adecuado para el control de roya y otras enfermedades en soja, como el caso de bioestimulantes e inductores de resistencia. “Es un punto muy interesante porque cuando llegamos al máximo de la producción química, ahí tenemos que empezar la parte biológica y orgánica para equilibrar el sistema. Con estos tres aspectos en equilibrio vamos a lograr doblar la capacidad de producción de soja, es interesante cómo podemos aumentar la productividad solo mejorando el manejo con las variedades que tenemos hoy”, precisó.

Entre otros aspectos mencionó que temperaturas abajo de 20 grados y arriba de 30 grados, no transportan nutrientes (P, Ca, Mg, S y micros, Zn, Mn, B, Mo, Fe) y son importantes para alterar o cambiar el crecimiento de la planta de la soja.

“Este año vamos a tener un clima neutro hasta final de año, y probablemente vuelve El Niño, hasta diciembre y comienzos de enero tal vez tengamos un verano de 10 a 15 días, como en Minas Gerais hacemos esto para cosechar frijoles, y después del 10 a 15 de enero, quizá tendremos lluvia, período nublado, o sea rangos de temperatura más bajos, la planta no carga los granos y disminuye su capacidad de producción”, indicó.

Significó que este es un año de buena productividad para el cultivo de soja, al igual como hace 2 años atrás, pero como llovió temprano, el productor debe tener cuidado con la roya, realizando un manejo temprano y un constante monitoreo en la parcela.

 

Con el objetivo de presentar sus nuevos productos y brindar informaciones técnicas a todos sus clientes, Agrofértil llevará a cabo su ya tradicional Encuentro Tecnológico, donde la innovación y la tecnología serán los principales protagonistas.  

            El próximo 05 y 06 de diciembre se desarrollará el XIV Encuentro Tecnológico, desde las 08:00 horas en el Cruce Gleba 8, distrito de San Alberto, Departamento de Alto Paraná. Mientras que en la región sur se desarrollará el III Encuentro Tecnológico en el Área Tecnológica Agrofértil, de la localidad de Naranjal, en fechas 12 y 13 de diciembre.

El congreso Fertilizer Latino Americano 2019 tendrá lugar del

La Mesa de Finanzas Sostenible del Paraguay (MFS) y los bancos que la integran, junto con la organización A Todo Pulmón, realizaron una jornada de plantación de especies nativas el miércoles 7 de noviembre de 2018, en el Parque Ñu Guazú.

05 Noviembre

La soja se siembra a velocidades récord en Brasil

Tanto en el norte como en el sur, se desarrollan condiciones agroclimáticas ideales para la siembra de soja en Brasil, y los productores no pierden tiempo. Se espera que para esta zafra aumente el área sembrada y la producción total de la oleaginosa que tanto demanda el mercado asiático. Mato Grosso lidera el avance, pero estados sureños como Río Grande do Sul no se quedan atrás en la comparación interanual.

La siembra de soja 2018/2019 está adelantada en Brasil y para el viernes 2 de noviembre ya alcanzaba el 55,2% del área estimada en 36,2 millones de hectáreas. En igual período del año pasado y en la media histórica el porcentaje de área sembrada no superaba el 42%, según una encuesta de la consultoría Safras & Mercado.

Mato Grosso, el mayor productor de la oleaginosa con 9,6 millones de hectáreas se acerca a completar la siembra con un 88,85% del área cubierta hasta la semana pasada, informó el jueves el Instituto Mato Grosso de Economía Agropecuaria (Imea). El avance de la plantación en la semana fue de 15,60 puntos porcentuales y refleja el ritmo acelerado visto desde el inicio de los trabajos, ante condiciones climáticas consideradas óptimas. De acuerdo al Imea, la siembra supera tanto el 64,86% visto en igual momento del año anterior como el 63,68% de promedio en los últimos cinco años.

El estado de Paraná que estaba retrasado hasta la semana pasada, logró recuperarse por lo menos frente a la media histórica y alcanzó el 67% del área de 5,6 millones de hectáreas ante el 66% de la media para el período. En comparación con el año pasado (80%) el estado todavía presenta un fuerte retraso. Cabe recordar que en este estado las siembras comienzan más temprano que en Mato Grosso y Mato Grosso do Sul debido a la menor elevación, lo cual genera un mayor promedio de temperaturas a lo largo del año-

En Rio Grande do Sul la siembra alcanza el 10% y se encuentra levemente por encima del promedio. Quien no acompaña este ritmo es el otro estado sureño, Santa Catarina, que plantó el 24% del las 720 mil hectáreas proyectadas, contra 28% de 2017 y el 27% del promedio normal.

Los altos precios de la soja han alentado a los agricultores optar por contratos a futuro para comercializar su producto, más que en otros años. En Rondonopolis, Mato Grosso, el precio de venta promedio ahora está en el rango de R$ 75.00 por bolsa en comparación con R$ 62.30 por bolsa o saca el año pasado (aproximadamente US$ 334 por tonelada comparado con US$277 por tonelada el año pasado, según el tipo de cambio. En el Puerto de Paranagua, en el sureste de Brasil, el precio de la soja hoy está en el rango de R$ 89.00 por saco en comparación con R $ 71.00 por saco el año pasado (aproximadamente US$ 390 por tonelada comparado con US$ 8.60 por tonelada el año pasado, dependiendo del tipo de cambio). Es importante considerar que si bien los precios se ven muy favorables, los costos también aumentaron con respecto al año anterior, especialmente en el transporte.

Fuente: Tardaguila Agromercados

02 Noviembre

Mejor Agro capacita a productores

En el marco de Mejor Agro; Programa desarrollado por la Cooperativa Colonias Unidas con el apoyo de COFCO Internacional y la Fundación Solidaridad Latinoamericana, se viene desarrollando en la central y en diversas sucursales de la entidad una serie de jornadas técnicas  orientadas en primer término a los asociados de la cooperativa y también a productores interesados en conocer más sobre manejo de cultivo, fertilidad de suelo, depósito de agroquímicos y todo lo referente a buenas prácticas para el uso eficiente de correctivos de suelo y fertilizantes.  

                                                   

Orlando Gallas, técnico de Cooperativa Colonias Unidas y coordinador de Mejor Agro, significó que las giras técnicas se realizaron en cuatro sucursales, con diversas temáticas pero siempre enfocados en el manejo de suelo y en la parte ambiental.  Agregó que el programa surge ante las necesidades que se presentan en el campo, principalmente por parte de pequeños y medianos productores. “El objetivo inicial fue trabajar con cien productores, pero por la importancia de los temas decidimos ampliar a todo público, interesados en general sobre la producción agrícola”, aclaró.

Manejo adecuado del suelo según la ley

Con el objetivo de brindar una capacitación integral, sobre el manejo adecuado del suelo, la disposición final y el uso de plaguicidas, se realizó un curso de capacitación en el salón de Agrodinámica, de la Cooperativa Colonias Unidas, en el distrito de Hohenau.

Durante las charlas, se apuntaron a las debilidades que presentan los pequeños y medianos productores del Departamento de Itapúa. Fue con el fin de lograr que ellos comiencen a tener buenas prácticas en el sector agrícola y que cumplan con las leyes vigentes en el país.

 “Siempre decimos que las charlas son para cumplir las normativas. Independientemente queremos mostrarle al productor que el objetivo no siempre es que tienen que dejar de pensar en cumplir porque es una exigencia, sino que tienen que verlo como un beneficio para él. Porque finalmente como vimos nosotros, los aspectos positivos que nos deja tener en orden o en regla son  muchos mayores. Al final existen muchos beneficios en el caso del productor cuando se tiene en forma correcta la disposición de sus productos, antes de la aplicación, después de la aplicación, la disposición final, cómo tiene que tenerlo de manera adecuada. Porque hay gente que lo tiene muy bien, así también gente con la que tenemos que trabajar para mejorar”, manifestó la Ing. Griselda Cardozo, una de las expositoras de la charla del Programa Mejor Agro.

“Nosotros encontramos dentro del proyecto general debilidades y trabajamos en las capacitaciones sobre esas debilidades, y una de ellas en el manejo de suelo, había debilidades en cuanto a conocimientos, necesidad de mayor capacitación, y en la disposición correcta de los plaguicidas en los depósitos también, cómo tiene que estar un depósito para cumplir las normativas, era una de las debilidades que tenían muchos de los productores, porque para este proyecto se trabajó con pequeños productores en su mayoría y medianos algunos”; expresó Cardozo.

Sobre la participación de los productores, la profesional refirió “Creo que deberían asistir más o deben aplicar esto que se está llevando hacia los productores. El saber nunca termina de ocupar un lugar, siempre es importante y siempre se aprende dentro del área de producción”.

También agregó que la presencia de los estudiantes en el curso es muy importante, porque más allá de brindarles herramientas para su etapa de preparación, reciben informaciones que pueden compartir con toda su familia y su entorno donde viven en sus distritos.

Aumento de la productividad

En la actualidad, los productores ya se preocupan más por la fórmula que van a utilizar en el campo y los nutrientes esenciales con el objetivo de elevar la productividad para generar mayores ingresos económicos. Anteriormente, los productores restaban importancia por desconocimiento al factor suelo, para mejorar su producción.

Con el paso del tiempo, esa condición cambió y hoy tienen mayor preocupación en mejorar la calidad y cantidad de su producción en el sector agrícola. Incluso, toman en cuenta la región y la calidad del suelo para iniciar la zafra del cultivo que eligen para la temporada.

“Es importante la capacitación en temas como la parte de nutrición de plantas, corrección de suelo y fertilizantes. Hoy en día tenemos una diversidad muy grande de tecnologías, diferentes tipos. Estamos hablando hasta tecnología satelital, piloto automático, maquinarias con un montón de herramientas que evolucionaron muchísimo, pero si los operarios de esta tecnología no tienen el conocimiento adecuado y oportuno para utilizar esos equipamientos no tiene mucho sentido”, destacó el Ing. Enrique Hahn.

“Todo tipo de capacitación, entrenamiento, debate, entre la gente que está en el campo, la gente que investiga, los técnicos, alumnos, productores, genera un importante intercambio, hace se fortalezca y se pueda implementar realmente tecnología de punta. Lo que queremos y lo que necesita el mundo es aumentar la productividad. Y nosotros acá en Paraguay tenemos esa posibilidad por estar en condiciones aptas de producción, desde latitud, longitud, el clima que es subtropical, y así también tenemos el acuífero en la Región Oriental por si necesitamos agua, tenemos  agua en cantidad y también energía más barata del mundo, encima que no usamos ni el 20% de nuestra energía. Entonces, si leemos Paraguay como productor de alimentos que el mundo tiene una demanda global sumamente importante de alimentos, creemos que los productores paraguayos están en buen camino y tienen mucho futuro, más todavía si se interesan en implementar todo tipo de tecnología”; dijo Hahn.

Sobre el uso eficiente de fertilizantes, requisitos y cómo eso ayuda a mejorar la productividad, el Ingeniero Hahn puntualizó “Cuesta un poco cuando decimos fertilizante y la productividad, cuando hablamos de productividad tenemos que ser conscientes que son diversas las variables que pueden generar mejor o mayor producción. Tenemos la parte del clima principalmente, que si no hay agua, ningún fertilizante puede ser eficiente, eso tiene que estar soludivisado con el agua para que la boca de la planta que es la raíz pueda absorber”.

“Hoy tenemos material genético que se adapta regionalmente a nuestro clima, tenemos híbridos en diferentes especies, que tienen potencial genético muy alto y eso también está muy ligado a nuestros fertilizantes. Si nosotros queremos producir 3.000 kilos de maíz, 5.000, 7.000, 9.000 o 11.000 el uso de fertilizantes va ser diferente. A veces se dice que este híbrido es para 14.000 kilos, le ponemos fertilizante para 3.000, lógicamente no tiene mucho sentido sembrar. Entonces, tiene que ir de la mano, la parte de la nutrición de plantas con una expectativa de productividad, y con un material y potencial que tiene esa planta para poder determinar qué fertilizante, qué fuente y qué dosis, en qué lugar aplicar y en qué momento”, expresó el profesional.

“El suelo es el sostén de todo desarrollo vegetal y si no tenemos los nutrientes que requiere la planta, lógicamente no se va transformar en alta productividad, cualquier material genético que tiene mucho potencial y no encuentra comida, lógicamente que va tener estancamiento. Y ahí hay muchos criterios que hay que conocer y que el productor en los últimos tiempos ha tenido una presión muy grande comercial, hay una diversidad de productos que llegan hoy ligado a la nutrición de plantas que se ofrece. Entonces, la capacitación al productor para que pueda tener una toma de decisión correcta, es sumamente importante, porque el fertilizante a nivel mundial -en promedio todos los estudios científicos que se hacen- ayudan a mejorar la producción en un 35% más. O sea, si se usa fertilizantes se produce 35% más y lógicamente en suelo más pobre, se puede aumentar 100 hasta 200%. Si un maíz en un suelo pobre produce 2.000 kilos si hacemos la corrección y aplicamos lo que haga falta podemos llegar a 6.000, 7.000 y 8.000 de rendimiento. Pero en promedio general se le da un 35% de aumento de productividad con el uso correcto del fertilizante”; enfatizó el Ingeniero Enrique Hahn, durante su charla a los productores en las Colonias Unidas.

“Y los más importante es conocer todo esto para manejar el cultivo, ahí es sumamente importante tenemos millones de alternativas, vemos que hay 60 variables que afectan de forma directa, pero si nosotros no sabemos manejar el cultivo, cuál es el problema y cómo se manifiesta eso, cómo diagnosticar el problema, es difícil tener buena producción. Entonces, tomar decisiones correctas es solamente con conocimiento, es fundamental”, destacó.

En el aspecto de las buenas costumbres agrícolas, el Ingeniero Hahn expresó que el productor “Hoy ya se está preocupando más por todos los nutrientes esenciales que necesita la planta, qué hay en el suelo, qué tiene la parcela, qué hay en el mercado para abastecer esa demanda y colocar si hace falta, hasta los micronutrientes, ya sea por deficiencia de oro, zinc, azufre se está usando muchísimo, potasio en cobertura, calcio, magnesio, el productor cada 5 o 6 cultivos, está haciendo una aplicación de cal y en los últimos 10 años está aumentando mucho el mercado de correctivo de suelo y de fertilizantes, así también como la producción y la expansión agrícola en el Paraguay”.

Según un estudio satelital hecho en el Paraguay hay una posibilidad de cultivar previo estudio del plan de manejo ambiental, hasta 6,5 millones de hectáreas. Hay todavía un potencial interesante de crecimiento para el cultivo de granos. Desde 1995 hasta el 2015, si analizamos el cultivo de soja, el cultivo o la expansión de la soja creció en un 8% promedio y los rendimientos en esos años dieron 2.098 kilos por hectárea, concluyó.

 

La soja subió en esta semana, a contramano del maíz y de la mayoría de los vencimientos en el trigo, aunque siendo correcciones técnicas, suelen durar poco tiempo.

El maíz bajó, por tercera sesión consecutiva, cayendo por encima de medio dólar por tonelada. El tiempo en el cinturón maicero acompaña y la cosecha avanza, con lo que los volúmenes volcados para la venta no hacen otra cosa que crecer, provocando nuevas bajas en los valores.

Subió la soja, cerrando la sesión con muy leves avances. Los productores empiezan a retraerse de hacer negocios en el mercado físico, lo que debería al menos limitar nuevas bajas, en caso de producirse. La falta de noticias de peso lleva a los especuladores a desprenderse de contratos de futuros, mientras tanto, de forma de pasarse a otros activos más atractivos en el corto plazo.

El trigo consiguió terminar la sesión con algún avance, en la posición diciembre, la más cercana en el disponible de EEUU (y referencia para la cebada en el mercado disponible de Uruguay). Los movimientos técnicos estuvieron a la orden y, en resumen, fueron los responsables la oscilación hacia arriba y hacia abajo del cero.

Fuente: Fimix