LT News - шаблон joomla Оригами
Agrotecnología

Agrotecnología

Revista de orientación profesional para una agricultura sustentable

César Velázquez, titular de la Cámara Paraguaya de Frutihortícolas, se quejó de la calidad de semillas de tomate y aboga por semillas resistentes al calor, por ejemplo. “No puede ser que países vecinos, también afectados por el calor, produzcan buen tomate en verano y nosotros no”, manifestó.

El labriego fue consultado respecto a la producción de tomate. Dijo que hasta ahora tienen buena producción y esperan seguir así hasta fines de diciembre y sobre todo con buen precio, entre 90.000 y 100.000 guaraníes la caja. Sin embargo, se quejó de que persiste el contrabando de tomate, afectando negativamente a la producción nacional.

También se quejó de la calidad de la semilla. “La semilla que nos venden no suele dar buena producción en enero. Creemos que las semillas vienen contaminadas”, expresó.

Preguntado por qué cree que no hay buena producción de tomate en enero, dijo desconocer y presume que tal vez “las semillas vienen contaminadas”.

“Es raro que en países vecinos producen tranquilamente (tomate) en el verano, inclusive al aire libre y nosotros no podemos producir. Cuando sembramos ya le agarra enfermedades. Creo que es problema de semilla, porque hay semillas que tienen resistencia a cierta enfermedad y posiblemente las semillas que se venden aquí (en Paraguay), dicen que tienen toda la resistencia, pero, sin embargo, en poco tiempo se descomponen”, indicó.

Sugiere que el gobierno busque algunas semillas que tengan resistencia a las altas temperaturas del verano y que resistan ciertas enfermedades. “Eso lo que se tiene que investigar, porque en países vecinos en el verano sale bien el tomate y aquí no”, lamentó Velázquez.

Insistió en que las autoridades tendrían que ver qué hacer para que pueda producir tomate todo el año. “Algo se tiene que hacer, porque o si no (productores de tomate nacional) agarran todo el mercado en el verano, en enero, febrero y marzo y se llevan la mayor parte de las ganancias con la venta de productos frutihortícolas”.

 

 

 

 

 

FUENTE: Agricom

Prácticamente no hubo cambios en el mercado del enfriado europeo. Desde Paraguay un exportador manejó referencias para los últimos negocios de US$ 10.300 a US$ 10.500 FOB. “Hoy prácticamente no estamos haciendo nuevos negocios”, consideró.

Desde Argentina principal proveedor de Hilton se aseguró que “si bien los precios parecían tomar impulso, no fue así y no llegaron a los US$ 13.000 por tonelada” de rump & loin Hilton.

“Hay pocos negocios, los importadores están muy cubiertos, ven un mercado de entre US$ 12.500 y 12.700”, agregó. Otro exportador coincidió: “Todavía no hemos cerrado el Hilton y estamos discutiendo en el rango de los US$ 12.500/12.800, suponiendo que el valor debería ser US$ 12.700”.

En cambio, un importador europeo consideró que la tendencia para Argentina era alcista con valores para el Hilton que ubicó en un eje de US$ 13.000 a US$ 13.300 FOB. Un trader regional consideró que hoy el valor de referencia se ubica, a su juicio, en el eje de US$ 13.000 FOB.

En Uruguay, en tanto, un exportador manejó referencias de US$ 11.200 FOB con un mercado más activo y estable que hace dos o tres semanas atrás, cuando “reinaba la incertidumbre” sobre los futuros negocios. Con un euro flotando en el eje de 1,18 a 1,19 unidades por dólar, hay cierta confianza en que los valores tiendan a encontrar cierta estabilidad, consideró el informante.

En el caso de Brasil, un importador europeo manejó valores entre estables y algo más flojos, con referencias para los lomos de 3-4 libras a US$ 15.000 y US$ 16.000 FOB para los de 4-5 libras, mientras que para los bifes angosto y ancho manejó unos US$ 6.500 FOB.

Fuente: Faxcarne

La Universidad San Carlos a través de la Incubadora de Agronegocios y el apoyo del Centro de Estudiantes, organizan la segunda edición de la “Feria de Agronegocios y Foro de Inversión 2017”.

El encuentro se llevará a cabo el día martes 21 de noviembre del corriente año, en el horario de 08:00 a 20:00 horas, en la sede Central de la institución, sito en calle Alfredo Seiferheld Nro. 4989 entre Roque González de Santacruz y Padre Buenaventura Suárez, ciudad de Asunción.

El protagonismo que Paraguay venía ostentando en los negocios de exportación al mercado chileno se vio amenazado en los últimos días producto de la competencia de la mercadería brasileña.

La industria paraguaya había logrado una mejora en las últimas cargas para arribo en diciembre con negocios en un rango de US$ 5.200 a US$ 5.300 CIF Santiago para los 19 cortes.

Sin embargo, fuentes de la industria brasileña indicaron que comenzaron a cerrar negocios con este destino a US$ 5.100 CIF por volúmenes importantes. “Ahora Brasil nos está compitiendo fuerte”, reconoció un exportador paraguayo.

El ganado sigue muy firme en Chile 

La dinámica de la cadena cárnica chilena es una constante: hay poco ganado disponible para faena y el que está es “caro” para la industria respecto al resto de los exportadores de la región.

El stock vacuno se ha mantenido prácticamente planchado en unos 2,5 millones de cabezas y no hay grandes incentivos para que el mismo pueda incrementarse a futuro.

Esta semana la industria debía pagar unos US$ 3,88 por kg carcasa por novillos buenos. “Los márgenes de rentabilidad son prácticamente nulos. Cuesta bastante rentabilizar el negocio”, comentó un industrial chileno a Faxcarne.

Por otro lado, las vacas gordas regulares —descarte de tambos— se negocian a unos US$ 2,85 por kg carcasa, mientras que las especiales se pueden pagar hasta US$ 3 por kg a la carne.

Fuente: Faxcarne

La industrialización de soja en Paraguay está por debajo de los niveles registrados en años anteriores, tanto en términos absolutos como al comparar con la oferta total de esta oleaginosa. Mientras que la zafra 2016/17 registró un récord de producción de más de 10 millones de toneladas se estima que solo el 36% de ese total se procesará a nivel local, porcentaje inferior al 39% registrado en 2016 y al 44% del 2015.

Entre los meses de enero y setiembre de este año 2.847.144 tn de soja fueron procesadas en las industrias nacionales, generando USD 898,93 millones en concepto de exportación de harina, aceite y cascarilla de esta oleaginosa.

Teniendo en cuenta el rendimiento en subproductos que se tiene por cada tonelada molida en el país, de acuerdo a los números de la Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales – CAPPRO, el 70% de la soja industrializada se convierte en harina, el 20% sale de las fábricas como aceite y el 5,5% resulta en cascarilla.

Considerando esta información, ¿qué números se alcanzarían por la exportación de derivados si el total de la soja cosechada es industrializada dentro del país?

Tomando como ejemplo 10 millones de tn de la última cosecha, la comparación entre los ingresos generados por la exportación de soja en estado natural y la exportación de productos derivados con agregado de valor, arroja los siguientes números:

En el caso de que se exporte en estado natural el total de los 10 millones de tn de soja, las divisas generadas serían aproximadamente USD 3.550 millones, si utilizamos como referencia un precio promedio que oscile USD 355 por tn de soja.

En contraste, al hablar de industrialización de la materia prima, podríamos ver que:
– Al transformar el 70% en harina, se obtienen unas 7,01 millones de tn, multiplicadas al precio promedio de exportación de la harina de soja USD 335 por tn, generaría un monto cercano a los USD 2.347 millones.

– El 20% siguiente, unos 2,06 millones de toneladas, derivaría en aceite que al ser multiplicado por su precio promedio de exportación USD 733 por tn, generaría un valor cercano a USD 1.510 millones.

La suma entre estos dos derivados mencionados arrojaría una facturación por la suma de USD 3.857 millones, por un total de 9,07 millones de toneladas de subproductos exportados. Lo que dejaría una diferencia positiva de más de USD 300 millones, en comparación a la exportación de soja en estado natural.

Cabe mencionar que en la actualidad la capacidad de procesamiento de las asociadas a la CAPPRO llega a los 4,5 millones de toneladas por año (menos del 50% de la zafra total de la última cosecha) y que para aumentar esa capacidad instalada se deben generar condiciones adecuadas en términos de políticas públicas que apuntalen la competitividad del sector.

Beneficios transversales

La exportación de productos derivados de la soja arrojaría una diferencia positiva de más de USD 300 millones, en comparación a la exportación de soja en estado natural.

Ahora bien, a este incremento del ingreso de divisas, faltaría sumarle los beneficios transversales de la industrialización para el país: miles de puestos laborales formales y de calidad, generados directa e indirectamente; servicios conexos, mayores aportes al IPS y recaudación de impuestos, entre otros. Además de la posibilidad de incentivar el siguiente estadio de la cadena de agregado de valor: la obtención de productos como margarina o aceite comestible y desarrollar toda la cadena.

Las experiencias internacionales han demostrado que las políticas de apoyo a la industria son indispensables para la consolidación y el perfeccionamiento del sector dentro de cualquier economía.

Sobre todo en un país como el nuestro, que tiene que competir con otros en donde existe mayor escala y políticas de Estado fuertes para impulsar la industrialización. Sumado a que los países de destino de exportación de los productos derivados tienen medidas arancelarias y para-arancelarias para la importación de los mismos y regímenes flexibles para la importación de soja en estado natural; distorsiones que nos hacen menos competitivos en esta actividad.

La dependencia histórica del Paraguay de la explotación del sector primario necesita ser revisada y cambiada por un modelo agroindustrial, que posibilite un mayor desarrollo económico y social, con el compromiso de lograrlo de manera sustentable y sostenible.

Ciclos de exportación
Asimismo, cabe mencionar que la demanda por servicios y mano de obra es muy diferente cuando se exporta soja en estado natural y cuando se exportan productos derivados.
Mientras que existe una estacionalidad importante en la exportación en estado natural, las industrias pueden procesar durante todo el año al mismo ritmo, de contar con el stock suficiente de materias primas. Esto permite que su demanda pueda ser estable alrededor del año, con lo cual se puede mencionar como un beneficio de esta coyuntura, que el productor podría obtener precios promedios más altos, por citar un ejemplo.

Generalmente, la siembra de soja inicia entre setiembre y octubre y se cosecha en febrero del año siguiente. En ese mismo mes comienzan las exportaciones de soja en estado natural, que se detienen (o reducen considerablemente) a finales de julio y principios de agosto. Mientras que la cadena de empleos y beneficios generados por la exportación de productos derivados (harina y aceite) continúa durante todo el año.

Fuente: Agencia de Broca

13 Noviembre

INNOVAR afronta nuevos desafíos

La Unión de Empresas Agropecuarias (U.E.A.) realizó el viernes último el lanzamiento oficial de la segunda edición de INNOVAR FERIA AGROPECUARIA 2018, que se llevará a cabo del 20 al 23 de marzo del 2018 en el Centro Tecnológico Agropecuario del Paraguay CETAPAR, en Colonia Yguazú Alto Paraná.

08 Noviembre

BASF apuesta al agro paraguayo con innovaciones

La compañía BASF anunció sus próximas innovaciones destacando su creciente apuesta a la agricultura paraguaya, en el marco de un gran evento llevado a cabo en el Hotel Acaray de Ciudad del Este, donde asistieron numerosos invitados.    

Con un importante portafolio de productos, BASF fortalece su presencia en Paraguay,

07 Noviembre

SENAVE y EQUIFAX firmaron convenio de cooperación

El Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE) y EQUIFAX PARAGUAY S.A., suscribieron ayer un convenio marco de cooperación, que contempla el intercambio de informaciones y servicios.

06 Noviembre

FECOPROD presentará su nuevo laboratorio

La idea había sido concebida hace varios años dentro del Programa Nacional de Competitividad de la Cadena Láctea, impulsado por el Viceministerio de Ganadería, contando con el respaldo de organizaciones cooperativas, gremios y socios de la Federación. Con el objeto de avalar la calidad del creciente negocio de la lechería en Paraguay, el laboratorio ha sido habilitado en ese periodo y el lanzamiento oficial será realizado en esta ocasión, con nuevas características anexas.

Luego de que la Cámara de Senadores rechazara el proyecto que se establecía como política de Estado la prohibición de gravar impuestos directos a la exportación de granos en estado natural, los refe­rentes del complejo sojero exportador sostienen que el impuesto es totalmente arcaico.

La mencionada normati­va surgió en contrapartida al proyecto que grava im­puesto del 10% a la expor­tación de granos en estado natural, conocido como impuesto a la soja.

Senadores sostenían que el mismo era totalmente ilegal e inconstitucional, considerando que no se puede prohibir legislar y este proyecto de ley habla de prohibir todo tipo de impuesto directo a la ex­portación de granos.

“Cuando hablamos de este impuesto en particu­lar y uno compara los obje­tivos que proclama con los efectos que lógica y racio­nalmente podemos espe­rar de ese impuesto no hay ninguna correlación, son totalmente contrapuestos desde la formulación mis­ma y desde las razones que impulsan desde el parecer de estos legisladores.

Los objetivos proclama­dos, ninguno se va a cum­plir, es un impuesto arcaico en su estructura técnica, porque es un impuesto so­bre un producto y en la ac­tualidad, ya no se gravan los productos. Eso era de la época de la colonia, cuando se gravaba la sal, el azúcar y ahora ya no se gravan productos de esa manera, sino a través de 5 mani­festaciones de capacidad contributiva que están consagradas en la litera­tura técnica que tiene que ver con la tributación y de entrada, luego ya tenemos defectos insalvables desde el punto de vista técnico de este proyecto”, explicó el Gerente General de la Fecoprod, Blas Cristaldo.

Mitos de la soja. El Gerente de la Fecoprod sostuvo además que en torno a la producción de soja giran 5 mitos como la contaminación, la ex­pulsión de la población, pobreza, industrialización (los cultivos de soja no son industrializados) y por úl­timo ¿paga impuestos el sector productivo?

“El primero habla sobre la contaminación, actual­mente la manera de evaluar el impacto ambiental de una actividad tiene que ver con la contabilización de los denominados gases in­vernaderos. Analizamos un estudio de la FAO para todo el Mercosur, y vemos que el país que tiene el menor por­centaje de emisión de CO2 es justamente Paraguay, y dentro de la estructura, la participación del agro es de solamente 13% del total de emisión del CO2.

El segundo mito y que recurrentemente escucha­mos en dirigentes es que la soja expulsa gente y te­nemos información de la Dirección de Estadísticas y Censos donde mostra­mos las áreas donde hubo mayor o menor dinámica en cuanto a crecimiento poblacional, vemos que la menor dinámica pobla­cional en el periodo es el área comprendida por los departamentos de Cordi­llera, Paraguari, Guairá y Misiones, que son depar­tamentos que expulsan gente y esas personas van a las zonas donde se cultiva soja, Itapúa, Alto Paraná”, indicó Cristaldo.

Según la Fecoprod, el ter­cer mito es que la produc­ción de cultivos es causa de pobreza rural. Según los datos oficiales los de­partamentos de la región agroexportadora son los que cuentan con los mayo­res niveles de ingresos, los distritos con mayores índi­ces de pobreza no registran cultivos de soja.

Sobre la industrialización, los procesos acelerados de industrialización se obser­van en sectores donde el sector privado ha realizado inversiones, tales como los productos lácteos, la carne, los aceites y las harinas.

Por último, ¿paga impues­tos el sector productivo?

Según la Fecoprod, un sector público ideologi­zados del país, que tiene más espacio en la pren­sa que votos ante la falta de propuestas políticas, económicas y sociales, ha decidido tomarse el traba­jo de demonizar al sector productivo y acusarlo de no pagar impuestos.

“No se sabe si la postura adoptada se debe al odio que despiertan en ellos los sectores que dan el ejemplo de honestidad y trabajo”, recalcó Cristaldo.

Las recaudaciones del Ira­gro, Imagro hasta el 2014 muestran un incremento del 750% sobre los niveles de ingresos generados en 2010, según la Fecoprod en base a datos oficiales. Las recaudaciones de Iragro representaron casi el do­ble, 182% del monto recau­dado por el IRP.

Fuente: 5 Días

Página 1 de 18