LT News - шаблон joomla Оригами

22 Noviembre

Comunicado de la Unión de Gremios de la Producción

Escrito por 

Es necesario erradicar la violencia en el campo

Desde hace un par de meses hemos notado el recrudecimiento de la violencia en el campo. Es la misma violencia ejercida por motivos políticos que ha caracterizado a los grupos que proponen la lucha de clases como base de la acción política. Sin embargo, con la misma base ideológica la violencia hoy se extiende a los pequeños productores.

Es muy evidente que el objetivo político es evitar que el pequeño productor, incorporando ciencia, tecnología y prácticas modernas, se incorpore plenamente a la producción rentable y sustentable.

Cada agricultor que se incorpora a producir eficientemente es un agente económico y no un instrumento de la manipulación política. Este es el motivo principal de la actual violencia ejercida sobre los pequeños productores.

Los violentos pretenden encubrir la violencia con base ideológica con argumentos de carácter xenófobos. No se defiende a la nación atacando a gente honesta que comparte con los paraguayos el esfuerzo de incrementar la actividad económica y sostener una convivencia pacífica y fructífera.

¿A quiénes molesta esta transformación?

 En primer lugar, a los que viven de mantener la clientela política en el campo, es decir, les molesta un productor independiente, que toma sus propias decisiones, que no depende de subsidios ni de cierta dirigencia, porque es alguien que sale de la esfera de influencia o cuyo voto no En el siguiente nivel de necesidades está la transferencia de tecnología: es imposible producir exitosamente y cuidar los recursos naturales sin usar la tecnología. Y acompañando a ésta, la información sobre mercados y precios: hay que plantar o sembrar lo que se vende y deja ganancia y no “lo que siempre se hizo”.

El pequeño agricultor paraguayo debe incorporarse al proceso de desarrollo sostenible, crecer productivamente y convertirse en protagonista de la economía y no en objeto pasivo de los vaivenes generados por la politiquería y sus intereses mezquinos.

Los violentos no deben frenar la incorporación de los pequeños agricultores a la economía real y al proceso de desarrollo del Paraguay.

es tan fácilmente controlable.

El otro interesado es el Socialismo Siglo XXI, esa transformación latino-americanizada y nostálgica del marxismo, pero igualmente peligrosa porque no aprende de los fracasos y pretende imponer sus esquemas atrasados sobre una realidad que ha cambiado mucho.

Obligación del Estado: Paz para trabajar

El Estado hoy debe cumplir una de sus funciones básicas que es asegurar la paz y tranquilidad para trabajar y contener a los violentos.

Luego, y tiene mucho por hacer, puede apoyar realmente otorgando títulos de propiedad. El pequeño productor necesita en primer lugar disponer del título de su propiedad, ya que hay casi dos millones de hectáreas cuyo titular es todavía el Indert.

Visto 115 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Agrotecnología

Revista de orientación profesional para una agricultura sustentable