LT News - шаблон joomla Оригами

19 Noviembre

Producción de Arroz, desafíos y oportunidades

Escrito por 
El 30 de octubre en el aula magna de la Universidad Nacional de Itapúa (Campus Encarnación) se desarrolló el seminario Sobre Producción de Arroz, organizado por el 5to. Curso de la FaCAF Sede Gral. Artigas, con el apoyo de la UNI, Arrozal S.A., Cooperativa Colonias Unidas, Cooperativa Universitaria y otras empresas del sector. Tras las palabras de bienvenida del Decano de la FaCAF, Ing. Agrop. Julio Rodas Balmaceda, quién resaltó la importancia de la actividad académica y científica, se desarrolló el seminario que contó con prestigiosos disertantes. En la oportunidad se abordaron temas como manejo agronómico del cultivo, manejo de malezas de difícil control, aplicación eficiente de herbicidas, control de enfermedades, momento de aplicación de fungicidas, manejo de plagas. Los expositores convocados en la ocasión fueron el Dr. Héctor Ramírez, el Ing. Agr. Sixto Bogado, la Ing. Agr. Lidia Quintana y el Ing. Agrop. Pedro Acuña. En la oportunidad, la Ing. Agr. Lidia Quintana presentó los resultados obtenidos en el marco del Proyecto de Pro Ciencia-Conacyt, en donde la investigación por primera vez se enfocó en la identificación, diagnóstico y control de las enfermedades en el cultivo del arroz. Expresó que presentaron las principales enfermedades identificadas, entre ellas, la pyricularia. “La pyricularia, ya la conocíamos, lo que hicimos fue cuantificar, identificar y hacerlo más científico, incluso con publicaciones técnicas”, agregó. También habló de los síntomas de la enfermedad, el manejo y algunas recomendaciones para el control químico, asimismo las manchas foliares, como la mancha parda, la mancha angosta, la escaldadura y la mancha alternaria. “Estas son enfermedades que se encuentran en las hojas y aparte de producir problemas en el rendimiento, causan también manchas en las espigas y finalmente producen el manchado del arroz, que afecta el rendimiento y afecta la calidad del grano”, explicó. Señaló que mostraron la incidencia de enfermedades en las diferentes zonas de producción y el manejo, también qué hongos se encuentran asociados a esa manchas foliares; la identificación, cuantificación y finalmente el control de las mismas. “Presentamos ensayos de control químico realizado en la universidad, en el curso de posgrado y algunas otras recomendaciones en general, como momentos de aplicación para que sea efectivo, y algunas enfermedades bastante nuevas para nosotros, como el manchado de las vainas, la pudrición del tallo, son enfermedades difíciles de identificar y de diagnosticar porque prácticamente no se ve porque están bajo el agua”, aclaró Quintana. Afirmó que estas sobreviven en rastrojos, en semillas y sobre todo se perpetúan de un cultivo a otro. “La literatura menciona los problemas que pueden ocasionar, pero nosotros en esta etapa no estudiamos sobre las pérdidas, pero nos enfocamos en la identificación y en el manejo”, acotó. Indicó que las condiciones climáticas inciden en gran medida en la aparición de dichas enfermedades, por lo que dependiendo de cómo se presente cada año, se tendrá más enfermedades o menos. “Justamente ahora estamos en una época húmeda, en años cómo este hay bastantes enfermedades, condiciones climáticas son los que necesitan para completar el triángulo de la enfermedad. Esperemos que esto no sea muy drástico, hasta el momento están con problemas para la siembra, justamente por las abundantes lluvias”, añadió. Por otra la Ing. Quintana manifestó que esperan que los estudiantes se involucren, que participen de este tipo de eventos, y que se enfoquen en la investigación cada uno en sus universidades, para ir aumentando el conocimiento en el cultivo de arroz, en este caso. El tema Manejo agronómico del cultivo de arroz fue presentado por el Ing. Agr. Héctor Ramírez; investigador, propietario de Arrozal S.A. y presidente de la Asociación de Productores de Arroz de Itapúa (APAI). Su disertación abarcó control de malezas, enfermedades, establecimiento del cultivo, es decir sobre producción en general con un manejo integrado de todas las técnicas de manejo del cultivo. El Ing. Ramírez señaló que es muy importante que la gente aprenda en forma separada cómo funciona cada parte del manejo del cultivo; el suelo, la preparación, la siembra, el agua, las plagas y las enfermedades y la manera en que están interrelacionadas. “Inicialmente hay que tener un conocimiento teórico de todos los tópicos mencionados para después poder integrar su conocimiento y hacer las combinaciones necesarias, porque de esta integración dependen los resultados, pues no existe fórmula pre determinada, y es aquí que un productor o técnico se diferencia del otro, en cuanto hace una buena combinación de las diferentes prácticas que tiene que realizar en su cultivo”, explicó. En cuanto a capacitación en el rubro de arroz, mencionó que ha parado últimamente. “Cuando el cultivo estaba en auge, todos estaban prendidos. Como tuvimos una crisis de varios años, una decadencia en cuanto a los precios, productores que no estaban bien estructurados financieramente tuvieron inconvenientes, vino un bajón en la producción por el precio que hasta ahora sigue en unos niveles que hay que manejar muy bien dichos números para seguir sobreviviendo en el rubro”. Indicó que las empresas han experimentado situaciones similares, ya que desde hace 5 años aproximadamente, de contar con más de 30 empresas con ofertas de insumos para el cultivo del arroz, hoy día no alcanzan 10 las que están ofertando sus productos para este rubro. “Las dificultades de los créditos a los productores, también incidió a que las actividades en la cadena productiva hayan decaído, y cuánto más problemas existen es cuando más se debe insistir en la capacitación”, estimó. Desafíos climáticos y varietales El Ing. Ramírez significó que probablemente el arroz es uno de los cultivos cuyo manejo es más complicado, porque el agua es un factor primordial que lo hace diferente de los demás cultivos, ya que genera una infinidad de situaciones en el campo que exige una observación de los fenómenos y toma de decisiones oportunas según diagnóstico para lograr el control de las dificultades que se presentan. Mencionó que otra debilidad del sector es la cuestión varietal que todavía no se ha concretado en el país. “Incorporamos variedades extranjeras, no tenemos variedades propias desarrolladas y con pocos años de ensayo o de localidades o áreas muy reducidas se ven los efectos, de repente si produce bien un año todo el mundo se tira y al año siguiente puede ser un problema de producción también, a pesar de que en estos momentos estamos bastante bien con la variedad Irga 424, tanto el convencional como el resistente al herbicida imidazolinona se comportan muy bien en cuanto a productividad”, precisó. Sin embargo, aclaró que deja qué desear la calidad, y que este es un aspecto que tienen que trabajar bastante a nivel nacional. Al respecto, afirmó que Arrozal está intensificando los trabajos, en forma independiente y hoy día están organizados a través de un grupo de productores y empresas que se ha conformado para participar en un consorcio de países que tiene un Programa de Mejoramiento Genético. “A través de este convenio estamos recibiendo los materiales que podemos ensayarlos en Paraguay y obtener nuestras variedades. Este es uno de los avances más importantes que estamos teniendo en los últimos tiempos”, informó. Por otra parte sostuvo que los cultivos de arroz que están establecidos se encuentran en muy buenas condiciones, alrededor del 60 por ciento en promedio nacional de área cultivada. “Octubre pasó prácticamente en blanco por las condiciones climáticas, al igual que otros años, es la mejor época en cuanto a la oferta de luz que se va a tener en el cultivo pero es la peor época para su establecimiento. No obstante muchos productores han adoptado medidas como la de adelantar la siembra, y buscar las prácticas para que se establezca el cultivo en este período, lo que antiguamente no se conseguía, como establecer el cultivo en agosto por ejemplo. Otro punto importante es que la fase vegetativa no depende tanto de la luz, por lo que el impacto por disminución de oferta de luz no es grande. A mediados de noviembre, ya el cultivo estará en período reproductivo, en donde ya entra a jugar un papel muy importante la disponibilidad de luz. Esperamos que disminuya la nubosidad, las lluvias, que haya más luz porque la fase reproductiva es muy importante para obtener los rendimientos deseados. Cada año, cada uno en su región va aprendiendo cómo sortear las dificultades que se presentan en ese aspecto, pues las condiciones climáticas juegan un rol fundamental”, dijo. Igualmente recordó sobre la importancia de trabajar siempre con semillas certificadas, mantener los campos por más tiempo limpios, ya que las mayores dificultades son los campos de arroz con infestaciones, lo cual en poco tiempo puede sacar a esa área de la producción por su dificultad de control y sobre todo por el problema de la resistencia. “Existen herramientas, pero si no son bien utilizadas pueden causar graves consecuencias. Estamos emprendiendo hacia la obtención de la variedad propia de Paraguay, realmente tenemos que tomar conciencia de esa necesidad, invitamos a los productores a que se acerquen a este proyecto, que aporten lo que tienen que aportar para garantizar las inversiones que son muy grandes en el sector arrocero”, puntualizó.
Visto 82 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Agrotecnología

Revista de orientación profesional para una agricultura sustentable