LT News - шаблон joomla Оригами

15 Noviembre

Importancia de la pudrición carbonosa de la soja causada por Macrophomina phaseolina en el Paraguay

Escrito por 

Ing. Agp. MSc. Marta Alicia Fernández Gamarra (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Introducción

La soja [Glycine max (L) Merr.], es un cultivo susceptible a un gran número de patógenos que causan graves daños a plántulas y raíces. Muchos de estos patógenos pueden afectar el cultivo en pre y pos emergencia. Las semillas infectadas antes o durante la germinación muestran una pudrición húmeda o seca dependiendo del patógeno; aquellas que llegan a germinar, muestran raíces poco desarrolladas y decoloradas. Las plántulas afectadas que llegan a emerger muestran el hipocotíleo en forma de gancho amarronado, éste amarronamiento también puede verse en los cotiledones. Entre estos patógenos se encuentra Macrophomina phaseolina, un hongo considerado habitante natural del suelo, agente causal de la enfermedad conocida comúnmente como pudrición carbonosa de la soja, enfermedad de importancia económica, debido a que infecta a más de 500 especies de plantas en todo el mundo incluido los cultivos agronómicos, frutas, legumbres y árboles., afectando al cultivo cuando el crecimiento de las plantas se ve retardado por condiciones climáticas cálidas y secas durante períodos prolongados.

Desarrollo de la enfermedad

El hongo sobrevive como microesclerocios (diminutas estructuras de invernación) en el suelo y en los restos vegetales infectados (Figura 1), estos microesclerocios actúan como fuente de inóculo primario y puede persistir en el suelo durante unos 15 años, pudiendo ser transmitido también por semillas. La planta de soja es infectada cuando las raíces entran en contacto o crecen cerca de los microesclerocios. Por lo general la germinación de estas estructuras ocurre con frecuencia en un rango de temperatura de 28 - 35 °C. Después de la infección, el hongo crece dentro de la raíz y el tallo, y empieza a interferir con la función normal de la planta de transportar agua y nutrientes a las hojas, causando los síntomas comunes de la enfermedad (marchitamiento y muerte prematura de las hojas). Estos microesclerocios negros dan a los tejidos de la parte inferior del tallo y raíz principal una apariencia similar a carbón. Después de la muerte de la planta, la colonización por micelios y la formación de microesclerocios en el tejido del huésped continúa hasta que los tejidos se secan, es ahí cuando los microesclerocios son liberados al suelo y el ciclo continúa.

Síntomas y Signos

Macrophomina phaseolina es capaz de infectar a la soja en cualquier etapa de crecimiento, desde las etapas vegetativas tempranas (emergencia), pero los síntomas generalmente no se observan hasta las etapas de crecimiento R5 a R7.

Los síntomas tempranos incluyen hojas amarillas, vigor reducido, coloración marrón a rojo en raíces y tallos tornándose oscuras (marrón a negro) después de varios días, y una apariencia general de marchitamiento. Los síntomas foliares tardíos incluyen senescencia prematura, marchitamiento y muerte prematura de las plantas (Figura 2) Las plantas que mueren prematuramente debido a la pudrición carbonosa mantendrán las hojas adheridas al pecíolo y los tejidos del tallo mostraran el crecimiento de numerosos microsclerocios

Manejo de la enfermedad

Aunque se han venido realizando innumerables estudios para mejorar las estrategias de manejo para la enfermedad, actualmente, los agricultores tienen pocas opciones para minimizar el daño causado por la enfermedad. Entre las prácticas de manejo estudiadas podemos citar: rotación de cultivos, labranza, irrigación, fertilización, manejo de malezas, fungicidas, control biológico, selección de cultivares.  Sin embargo, con las pocas opciones disponibles para que los agricultores manejen la pudrición carbonosa y la poca eficiencia de los mismos, la mayoría de las investigaciones se han centrado en el desarrollo de resistencia genética a la pudrición carbonosa.  Estos estudios incluyen el desarrollo de métodos eficientes y confiables para caracterizar la resistencia, así como el desarrollo de cultivares resistentes. Aunque en la actualidad solo se dispone de cultivares moderadamente resistentes, se ha logrado un progreso significativo para comprender mejor la resistencia genética detrás de la pudrición carbonosa. En los últimos años, dentro del Programa de Mejoramiento genético del IPTA (Proyecto IPTA-INBIO) se han venido realizado muchos estudios bajo condiciones controladas y de campo para seleccionar cultivares resistentes a esta enfermedad, apenas en la zafra 2017-2018 se estudiaron más de 1400 genotipos de soja, de estos genotipos, 218 se identificaron con resistencia a la pudrición, los cuales se volverán a estudiar su comportamiento ante esta enfermedad durante la zafra 2018-2019.

 

Literatura consultada

Gupta, G. K; Sharma, S. K; Ramteke, R. 2012. Biology, epidemiology and management of the pathogenic fungus Macrophomina phaseolina (Tassi) Goid with special reference to charcoal rot of soybean (Glycine max (L.) Merrill). Journal of phytopathology, 160(4), 167-180.

INIA (Instituto Nacional de Investigación Agraria). 2013. Manual de identificación de enfermedades de la soja (en línea). Boletín de divulgación Nº 104. Salto-Uruguay.

Kaur, S; Dhillon, G. S; Brar, S. K; Vallad, G. E; Chand, R; Chauhan, V. B. 2012. Emerging phytopathogen Macrophomina phaseolina: biology, economic importance and current diagnostic trends. Critical reviews in microbiology, 38(2), 136-151.

Kendig, S. R; Rupe, J. C; Scott, H. D. 2000. Effect of irrigation and soil water stress on densities of Macrophomina phaseolina in soil and roots of two soybean cultivars. Plant Disease, 84(8), 895-900.

Ma, J; Hill, C. B; Hartman, G. L. 2010. Production of Macrophomina phaseolina conidia by multiple soybean isolates in culture. Plant disease, 94(9), 1088-1092.

Mengistu, A; Ray, J. D; Smith, J. R; Paris, R. L. 2007. Charcoal rot disease assessment of soybean genotypes using a colony-forming unit index. Crop Science, 47(6), 2453-2461.

Mengistu, A. 2015. Charcoal rot, pp. 67–69. In G. L. Hartman; J. B. Sinclair; J. C. Rupe, (eds.), Compendium of soybean diseases and pests. American Phytopathological Society, St. Paul, MN

Mihail, J. D. 1989. Macrophomina phaseolina: Spatio-temporal dynamics of inoculum and of disease in a highly susceptible crop. Phytopathology, 79(8), 848-855.

Romero Luna, M. P; Mueller, D; Mengistu, A; Singh, A. K; Hartman, G. L; Wise, K. A. (2017). Advancing our understanding of charcoal rot in soybeans. Journal of Integrated Pest Management, 8(1).

Short, G. E; Wyllie, T. D. 1978. Inoculum potential of Macrophomina phaseolina. Phytopathology, 68(5), 742-746.

Short, G. E; Wyllie, T. D; Bristow, P. R. 1980. Survival of Macrophomina phaseolina in soil and in residue of soybean. Phytopathology, 70(1), 13-17.

Su, G; Suh, S. O; Schneider, R. W; Russin, J. S. 2001. Host specialization in the charcoal rot fungus, Macrophomina phaseolina. Phytopathology, 91:120–126.

Vasebi, Y; Safaie, N; Alizadeh, A. 2013. Biological control of soybean charcoal root rot disease using bacterial and fungal antagonists In Vitro and greenhouse condition. Journal of Crop Protection, 2(2), 139-150.

 

Visto 125 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Agrotecnología

Revista de orientación profesional para una agricultura sustentable