LT News - шаблон joomla Оригами
17 Junio

Investigando con arroz de riego

Escrito por 

En convenio con diversas instituciones, el IPTA organizó en abril un día de campo sobre cultivo de arroz de riego, Carmen del Paraná (Itapúa). Asistieron cerca de 300 personas entre productores, estudiantes y técnicos de empresas.

 

El IPTA presentó los avances de las actividades de investigación realizadas en sus campos experimentales de Eusebio Ayala (Cordillera) y Carmen del Paraná (Itapúa), sobre introducción, selección y adaptación de variedades de arroz de riego. Con el apoyo del Proyecto KOPIA Paraguay de la República de Corea, uno de los objetivos es obtener respuestas en la creación de variedades que puedan adaptarse con buen rendimiento en la zona arrocera del país. También se apunta a desarrollar y mejorar las prácticas culturales en arroz de riego.
Hugo Chaparro (jefe del campo experimental de arroz y coordinador del Programa de Arroz del IPTA), habló de las novedades en materia de investigación en arroz. Sobre mejoramiento genético, resaltó el trabajo que se desarrolla en la introducción de líneas y cultivares de arroz. También presentó ensayos comparativos de rendimiento con materiales avanzados, la colección de los cultivares más sembrados en el país y cruzamientos de materiales exóticos introducidos.

Por una variedad nacional

Remarcó que los trabajos de investigación que se realizan en Eusebio Ayala son la réplica de lo que se está haciendo en Carmen del Paraná, y consisten en mejoramiento genético e introducción de líneas para obtener una variedad nacional, que sería hoy la mayor necesidad de los arroceros. Advirtió que se trata de un proceso muy largo, pero que ya se dispone de líneas avanzadas seleccionadas; es decir, se está en la penúltima fase de selección. Se apunta a tener en 2 años más una variedad nacional, para ponerla a disposición de los semilleristas y productores.
Destacó que por primera vez se realizaron trabajos de cruzamiento para obtener materiales de líneas avanzadas para la siguiente campaña. “Esto quiere decir que para la próxima campaña ya podemos incluir líneas avanzadas, materiales propios para tener una valuación de ensayos en preliminar. También ensayos comparativos de rendimiento y ensayos zonales de rendimiento, que llevan cada uno entre 2 y 3 años de evaluación”, aclaró.

Subiendo el promedio

En lo referente a estudios agronómicos, Chaparro indicó que se realizaron sobre el manejo de agua, irrigación a lámina y momento oportuno de riego; así como la fertilización óptima para cada cultivar (según las condiciones de suelo) y la protección vegetal (mediante el control químico de malezas y plagas). “La aplicación de tecnologías es diferente para el pequeño y el gran productor. Lo que buscamos como técnicos es una alternativa de aplicación que contemple lo mínimamente requerido para el pequeño productor, para tratar de levantar el promedio nacional. Años atrás el promedio en arroz no pasaba de 5 mil kilos por hectárea. Hoy estamos orillando los 6 mil a nivel nacional, aunque el promedio de algunos productores sea de 8 a 9 mil kilos”, precisó. La transferencia de tecnología se complementó con charlas técnicas, demostrando a los participantes la diferencia en el rendimiento de la producción y calidad de semilla en relación al sistema de manejo convencional.

Aporte coreano

Chaparro destacó el apoyo del Proyecto KOPIA en el trabajo con pequeños productores en parcelas demostrativas, con el objetivo principal de elevar el rendimiento de los mismos y así equiparar el promedio a nivel nacional. El Proyecto de Corea sobre la Agricultura Internacional KOPIA Paraguay Center fue creado en el año 2000 para apoyar el desarrollo de la agricultura familiar paraguaya, mediante la investigación y difusión de tecnologías agrícolas para arroz, sésamo, ka´a he´e, papa, cebolla y ajo. La sede del proyecto está en el Centro de Investigación Hernando Bertoni-CIHB (Caacupé, Cordillera); y juntamente con el IPTA en el Campo Experimental de Arroz de Eusebio Ayala, realiza investigaciones de mejora genética introduciendo materiales exóticos con tecnología de cruzamiento de Corea.
Daniel Idoyaga (Presidente del IPTA) recordó que la iniciativa de crear el campo experimental surgió hace 6 meses, en un seminario realizado en la misma ciudad carmeña. Entonces, el IPTA se comprometió a volver a introducir un campo de investigación en “la capital del arroz”.

Experimentando en Carmen del Paraná

El IPTA apunta a la generación, rescate, adaptación, validación, difusión y transferencia de la tecnología agraria y el manejo de los recursos genéticos, para elevar la productividad en los segmentos agropecuario y forestal. Para habilitar el Campo Experimental de Arroz, se firmó un convenio de cooperación entre el IPTA, la Fundación Germán y Elsa Wilcke, la Gobernación de Itapúa y la Municipalidad de Carmen del Paraná. La Fundación Germán y Elsa Wilcke cedió un terreno de 10 hectáreas) a la altura del Kilómetro 332 de la ruta 1.
Por medio de las investigaciones, el IPTA también ofrecerá el respaldo de las orientaciones enfocadas a la producción arrocera, en control de malezas muy agresivas como el arroz rojo, desarrollo de variedades e investigación nacional, confirmación del Plan Nacional de Arroz y formación de mano de obra calificada.

La otra opción

Selva Ávalos (Producción de Semillas de Bioexport SA) manifestó que están trabajando específicamente en la producción de arroz secano, que es una alternativa frente al arroz de riego. En la ocasión, presentaron una parcela con un sistema convencional y un sistema orgánico, donde utilizaron productos propios como curasemillas e insecticidas orgánicos.
Comentó que la semilla se obtiene de productores semilleros de la zona. “Ahora estamos produciendo semillas para poder comercializar en la siguiente zafra. En parcelas experimentales ya sacamos una producción de 5500 a 5700 kilos por hectárea, pero el potencial máximo de rendimiento que puede alcanzar el arroz de secano sería de 7500. El arroz de riego produce mucho más, pero esta es una alternativa que también se puede hacer en zonas altas, trabajando con pequeños productores como una opción de diversificación”, agregó. Resaltó que impulsan la producción orgánica ayudando a los pequeños productores, lo que también se puede hacer con los grandes.

Visto 77016 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Agrotecnología

Revista de orientación profesional para una agricultura sustentable