LT News - шаблон joomla Оригами
17 Junio

Optimizando la pulverización

Escrito por 

Las fallas en la pulverización pueden comprometer el control de las orugas, especialmente de la Helicoverpa armigera. Siempre se debe obedecer al pie de la letra las recomendaciones sobre dosis de las empresas de agroquímicos.

En función de los hábitos de movimiento y localización de las orugas, se genera la necesidad de producir y depositar gotas con clasificación de tamaños “finas y muy finas” en el período que va de las 10.00 a las 14.00 horas. Por medio de pruebas comparativas en campo, utilizando papeles sensibles como indicadores de deposición de gotas, es posible visualizar la mayor eficiencia de las gotas finas y muy finas para alcanzar los insectos localizados en las bajeras (tercio inferior) de las plantas.


Si esas gotas no fueran “protegidas” por un buen adyuvante de caldo “anti-evaporante” (aceites minerales, vegetales, órgano-siliconados, glicerinados, lecitinados), serán rápidamente consumidas por las altas temperaturas y bajas humedades relativas; perdiendo rápidamente sus tamaños y quedando más livianas, con menores velocidades de caída y más susceptibles a las pérdidas por deriva.
Muchos productores aún utilizan altos volúmenes de caldo (encima de 200 litros por hectárea), buscando lograr mayores presiones operacionales, mayores velocidades y menores gotas, buscando como objetivo alcanzar las orugas. Pero cuanto mayor sea el volumen de agua aplicado, menor será la concentración del ingrediente activo en las gotas producidas que alcanzarán a los insectos.
Por medio de trabajos prácticos en campo, se pudo constatar una mayor eficiencia de los insecticidas cuando eran aplicados en menores volúmenes de caldo (70 a 100 litros por hectárea). Las gotas producidas que alcanzaron los blancos “cargaban” mayores cantidades de ingredientes activos, por lo que fueron más efectivas en el control de los insectos-blanco.
Hay también relación entre las menores velocidades operacionales y las mayores eficiencias en las deposiciones de gotas clasificadas como finas y muy finas en las hojas localizadas en los tercios inferiores de los cultivos adensados. En una recomendación técnica planeada para utilizar menores volúmenes de caldo, es importante dejar bien claro que solamente será reducido el volumen de agua aplicada (o sea, solamente el agua como vehículo).

Visto 75806 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Junio 2015 18:33
Valora este artículo
(1 Voto)
Agrotecnología

Revista de orientación profesional para una agricultura sustentable